El jabón es la mejor opción para eliminar el coronavirus, pues rompe su estructura y evita que infecte las células.

Para prevenir el contagio de COVID-19 una de las medidas clave sugerida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es lavarse las manos con agua y jabón o usar gel antibacterial por al menos 20 segundos.

Los geles comenzaron a escasear en varios países debido a las compras de pánico, aunque no sean la mejor opción para protegerse del coronavirus, sino una medida temporal mientras se consigue jabón. Así lo indican organismos como el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido y los Centros para el Control de Enfermedades en Estados Unidos.

El jabón no solo es capaz de eliminar el coronavirus de las manos, sino que sus moléculas disuelven la membrana de grasa y rompen la estructura del virus, para que pierda su capacidad de infectar células.

“Es casi como un equipo de demolición derribando un edificio quitando todos los ladrillos”, afirmó Palli Thordason, un profesor de química de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

¿Qué lo hace tan efectivo?

Su composición química. Sus moléculas tienen dos extremos, uno atrae las grasas y el otro el agua. Al entrar en contacto con la piel se encarga de disolver la grasa hasta unirla con el agua. Sin embargo, para que esto se logre deben pasar al menos unos 20 segundos, de ahí la importancia de tomarse el tiempo para lavarse las manos.

El gel antibacterial hace un efecto similar, pero para eliminar por completo los patógenos debe tener por lo menos 60% de alcohol. Hay otros factores que pueden reducir su efectividad, como que las manos estén mojadas o sudorosas.