Especial
Con la expansión del COVID-19, los gobiernos de todo el mundo han tomado medidas extraordinarias que obligan a la sociedad a permanecer en casa , lo que ha conducido a cambiar los hábitos y hasta la forma de vestir

MADRID.- Mientras el mundo sigue en alerta por el coronavirus, los gobiernos del todo el mundo han tomado medidas extraordinarias que obligan a la sociedad a  permanecer en casa y salir lo menos posible, lo que ha conducido a cambiar nuestros hábitos y la forma de vestir. Las empresas de las ciudades más afectadas por esta pandemia han obligado a sus empleados a hacer home office, lo que no significa que se trabaje en pijama, todo lo contrario, es necesario adaptar el armario a estas necesidades.

“Lo ideal es bañarse, asearse y vestirse con ropa cómoda, con colores luminosos y alegres que “ayuden a mantener la autoestima alta y afrontar el confinamiento con buen ánimo y lo más optimista posible”, explicó a EFE Ciara Molina, psicóloga experta en emociones, quien considera que es importante sentirse lo mejor posible.

“Lo bueno de trabajar o mantener relaciones con familiares y amigos -o lo que es lo mismo “socializar” o hacer una reunión online”- es que se puede vestir de manera “casual”. Por favor, olvídate de la  pijama y las pantuflas para andar en casa y ponte en primer plano prendas de algodón que te permitan estar cómodo y moverse con libertad. ‘La ropa te puede hacer feliz o no’ siempre suele decir la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada, agregó.

Para empezar a adaptar el vestuario busca en el fondo del armario pantalones tipo “jogger” o “leggings”, así como camisetas divertidas, sudaderas luminosas y calcetines de dibujos, aunque es mejor utilizar unos tenis deportivos o flats. Camisas amplias, vestidos románticos y prendas frescas. Aunque las camisetas, las sudaderas y los suéteres puedes ser la opción más viable, también se puede optar por pantalones fluidos, camisas “oversize”.

La imagen es importante, ayuda a mantener un buen estado de ánimo.  Por eso, cuando ahora se trabaja en casa y se convive tanto con familiares y amigos desde lejos es importante elegir el estilismo.

ES HORA DE BRILLAR

La diseñadora Cristina Piña recomienda prendas anchas, sudaderas holgadas de tacto agradable que faciliten la circulación, “son muy recomendables las que tengan la cintura que se pueda ajustar con una cinturón o cordón”.

También se puede apostar por chaquetas de punto con  pantalones vaqueros elásticos, formando un así un conjunto versátil y práctico si el clima no es demasiado caluroso.

Es el momento de sacar los vestidos románticos lisos o estampados con flores, un básico que siempre está de moda al igual que lo modelos blancos o beige con detalles bordados y encajes.

También se puede elegir unos pantalones “leggings” combinados con una camiseta de rayas marineras o flores. Aprovecha el confinamiento para sacar todas esas camisetas olvidadas que también se puede conjuntar con pantalones vaqueros.

Los vestidos de estampados alegres son una buena opción, especialmente los diseños más sencillos, abotonados por delante, así como prendas tipo kimono que siempre resultan prácticas y atractivas. Una vez que ya se ha terminado el home office y llegue el momento de ocio en casa se puede cambiar de ropa y apostar por pantalones cortos y top para hacer ejercicio.

Si se desea un momento más sofisticado, se puede recurrir a prendas de inspiración lencería como vestidos tipo camisón, blusas y vestidos más clásicos que contribuyen a crear esa estética relajada y sexy.

Para mejorar la imagen y mantener el optimismo, se puede apostar como complementos como aretes, bufandas, collares, pañuelo al cuello, diademas o ligas vistosas.

Tampoco se debe renunciar a un maquillaje suave, con un ligero rubor en las mejillas, un poco de máscara de pestañas y brillo en los labios, incluso un color más fuerte para subir el ánimo. Hay que estar siempre impecable, imagínate que te toca hacer una videoconferencia sorpresa y te agarran en pijama como a Bridget Jones.