Acuñar monedas que parecen botones de camisa es otra cosa inútil que estamos soportando los mexicanos. Ah, y la pregunta en las cajas de los supermercados “¿desea donar los centavos?” es un insulto a la inteligencia ya que los centavos no existen en México.

El hecho de marcar centavos en la suma de la caja registradora es ilegal, además de una burla al cliente, porque de todos modos nos  roban después de preguntar.

¿Ha visto usted la campaña televisiva de cómo salen solas las monedas que estuvieron escondidas de todos los lugares de la casa? “No necesita contarlos –dice la voz– acuda a su banco y podrá cambiar sus monedas hasta la cantidad de tres mil pesos”.

De cuando en cuando y en cada gobierno, el Banco de México recolecta monedas para que a su vez, la Casa de Moneda pueda acuñar monedas nuevas y así abaratar los costos.   
Si ésa es la idea, por favor ya no acuñen botones de camisa que no quieren ni en el estanquillo de la esquina.  Además de que constituye una evidencia diaria del alza en el costo de la vida y de la insuficiencia del dinero para cubrir lo básico. Son el anclaje psicológico a la pobreza descarnada de varias generaciones.

De las monedas tipo C: se retiraron de circulación las de 5 y 10 centavos en acero inoxidable, medían 15 y 17 milímetros respetivamente. Se retiraron la de 20 centavos 19.5 milímetros hechas en bronce y aluminio.

Las monedas tipo D: también fueron retiradas de circulación las de 5 y 20 centavos, la de 10 centavos mide 14 milímetros. Pasó al tipo D la de 50 centavos que mide 17 milímetros y dejó de ser de bronce, para ser de acero inoxidable.

Esas monedas que nadie quiere ya son el símbolo del ciclo vicioso de la desigualdad. La concentración del poder económico y político aunado a la codicia descarada e impune, donde el uno por ciento de la población más rica tiene el 21 por ciento del ingreso total (según el estudio de Oxfam), frente a 50 millones de mexicanos en pobreza extrema.

A eso hay que sumar todas las instituciones que consumen presupuesto sin rendir cuentas claras y partidos políticos que se prostituyen sin temor a perder el registro, porque el INE se hace de la vista gorda.

¡Decídete a ser feliz hoy!        

   @_A_lfonsina