Como dice el dicho, nadie somos “monedita de oro”, aunque pensándolo bien si hay quienes le pueden caer bien a todo mundo; nuestros perros. Históricamente, los perros son animales sociales por naturaleza; crecen y viven en manada a manera de supervivencia y siempre buscarán la compañía de otros. No hay raza agresiva por naturalidad. Si tu perro tiene problemas de sociabilidad y comportamiento es únicamente por malas experiencias en su pasado (como es el caso de muchos perritos callejeros que son maltratados, o los perritos que usan para peleas). Tenemos la idea de que razas como el Rottweiler, el Pitbull, Dóberman, Terrier y Akita son potencialmente peligrosos y agresivos, pero la verdad es que ninguno de estos perros desarrollará estos rasgos si nunca se le somete a los estímulos necesarios. Personalmente hemos tenido perritos rescatados de estas razas y son incluso más nobles que otros. 

Para lograr que tu perro sea sociable lo ideal es que comiences a desarrollar en él estas habilidades a temprana edad; es cuando aprenden más rápido cuando empiezan a descubrir sonidos, olores, sabores, texturas y otros estímulos que los hacen sentir cómodos y seguros a diferencia de lo que los asusta o altera. Cuida que cada experiencia para tu can sea positiva, de lo contrario estará predispuesto por ejemplo, si se pelea con un perro cuando sale a pasear, la siguiente vez puede salir temeroso o a la defensiva. 

Jugar “luchas” con otros perros es básico para ellos porque así aprenden a medir su fuerza y a defenderse si es necesario, por eso es importante que supervises a tu perro siempre que conozca a otro y sepas diferenciar un juego de una pelea real. Si ves que está desarrollando conductas agresivas lo mejor será mostrarle que no haga eso de una manera tajante y sin castigo físico, que no es más que otro estímulo para que se vuelva agresivo. ¿Qué hago si mi perro se pelea? Para separar a dos perros que se pelean lo más sencillo y seguro es echarles agua o bien jalarlos de las patas traseras para separarlos (nunca de otra parte del cuerpo).

El contacto humano es muy importante. Dedica tiempo diario a tu perro para estar con el, sacarlo al parque y que conozca también otras personas. Acaricia todo su cuerpo (orejas, cabeza, lomo, colita, panza, hocico almohadillas y patitas para que vea que el contacto es seguro y que no lo vas a lastimar; esto hará mucho más fáciles las visitas al veterinario y las revisiones básicas. 

Para presentar a tu can con una persona que no conoce debes permitirle conocer primero su olor, dejando que olfatee a la persona o una prenda suya y tener más cuidado cuando se trata de niños pues pueden ser algo toscos y tu perro puede reaccionar de la misma manera. Lo mismo ocurre al presentar a tu peludo con otro perro nuevo, tal vez al inicio sea mejor mantenerlos en habitaciones separadas. Si vas a presentarlo con un gato debes tener más precaución e ir más lento con este proceso, puedes presentarlos a través de una ventana y ver cómo reaccionan. Si tu perro tiene problemas de conducta más serios, lo mejor será que visites a un especialista o un entrenador. Recuerda que la paciencia y el buen trato son fundamentales para que tu perro aprenda y crezca siendo noble. 

Conchita junto con los perritos de Brigada Rescate cuentan contigo para encontrar un hogar con mucho amor. Esperamos que sigas leyéndonos y que nos sigas en nuestras redes sociales búscanos en Facebook e Instagram como Brigada Rescate Saltillo. 

María José Dávila Cárdenas
Brigada Rescate