Una de las víctimas dijo que Selina Sharafi “era una depredadora sexual”, y que su terrible experiencia tuvo un efecto “insoportable” en el resto de su vida
No conforme con lo ocurrido hace unos años, la ahora madre superiora, siguió acosando a las víctimas a través de perfiles falsos de Facebook, cuando estos decidieron finalmente denunciarla

Londres, Inglaterra. Un tribunal del Reino Unido informó que una madre religiosa tenía un pasado oscuro. Anteriormente se había creado varias cuentas falsas de Facebook, por donde engañaba a sus víctimas, las que había abusado sexualmente.

Selina Sharafi, de 37 años, abusó de dos niños cuando era joven durante un juego de “príncipes y princesas”.

Los miembros del jurado habían encontrado a la mujer culpable de cinco delitos de agresión indecente y fue encarcelada por 20 meses.

El Tribunal de la Corona de Newcastle (Reino Unido) escuchó que después de que las víctimas habían reunido el coraje para informar lo que les había sucedido, Sharafi los había rastreado en Facebook y utilizó 11 perfiles falsos para enviar mensajes crueles.

Una de las víctimas dijo que Sharafi “era una depredadora sexual”, y que su terrible experiencia tuvo un efecto “insoportable” en el resto de su vida.

La persona dijo que el acoso de Sharafi continuó luego de los abusos y que con frecuencia le enviaba mensajes desde cuentas falsas de Facebook.

“Ella fingía ser alguna persona que yo conociera y que había escuchado del caso y de las declaraciones”, detalló.

Mientras que la otra víctima dijo en su declaración que “le quitó la valentía, privacidad, tiempo, intimidad, confianza y mi propia voz”.

"No tiene idea de lo duro que he trabajado para reconstruir partes de mí que todavía son débiles” dijo la segunda persona. Cabe destacar que ambas no quisieron dar a conocer sus nombres.

El tribunal escuchó que los delitos comenzaron antes de que Sharafi alcanzara la edad de responsabilidad penal, que entonces tenía 14 años, pero que desde entonces se redujo su pena a 10 años.

El juez Robert Adams encarceló a Sharafi durante 20 meses y dijo que debe firmar el registro de delincuentes sexuales durante diez años.

El juez emitió una orden de restricción para mantener a Sharafi lejos de sus víctimas de por vida.