El duelo pondrá fin a la semana futbolística en la Liga MX, un platillo que nadie se quiere perder y que tiene ingredientes muy especiales

En el último duelo de la décima jornada del Torneo Apertura 2018, Tigres recibirá a Rayados para disputar la versión 117 del Clásico Regiomontano.

Ambos equipos buscarán afianzarse en la parte alta de la tabla general. El conjunto felino llega con motivación extra tras derrotar 3-1 al Toronto para ganar la primera edición de la Campeones Cup.

Por otro lado, La Pandilla tratará de revertir su racha negativa, pues ha perdido sus últimos dos duelos en el torneo de Liga; en la jornada ocho cayó ante Puebla 2-1 y en casa por 4-2 contra Chivas.

Si bien lucen parejos en cuanto a la calidad de sus plantillas, en los banquillos los universitarios lucen mejor. Ricardo Ferretti está acostumbrado a lidiar con ese tipo de encuentros, mientras que Diego Alonso debutará en el Clásico.

"Nosotros somos más jóvenes, pero no quiere decir que no hayamos tenido partidos de este estilo: dirigí en Paraguay el Olimpia-Cerro Porteño, y el Peñarol- Nacional, en Uruguay, lo he vivido un montón de ocasiones. Debemos dedicárselo al público, a la gente”, indicó Alonso, estratega de los Rayados.

"Respeto hacia la persona que vamos a enfrentar, siempre lo hacemos así y tratando de deportivamente ser mejores es lo que me representa, preparando bien el juego y buscando lo mejor para nuestro equipo, a lo mejor el entrenador tiene muchos juegos de este estilo en este equipo”, declaró.

Ambos clubes se han enfrentado un total de 116 ocasiones con un balance de 42 victorias para la UANL, 40 para Monterrey, con 32 empates, un partido suspendido y otro invalidado.

En su último enfrentamiento, empataron 2-2 en el torneo pasado.

ASÍ LAS ARTILLERÍAS

Tigres y Rayados llegan con goleo contrastante, pues mientras la línea de ataque de los felinos llega con 11 goles marcados de los 14 con que cuenta el equipo, la delantera de la Pandilla apenas suma seis tantos del total de 13 anotaciones que el equipo tiene en el torneo. Es decir, Monterrey tiene menos de la mitad del total de goles marcados por su plantel, pues los otros siete son obra de los integrantes de la defensa.