Tragedia. La menor murió al instante tras el accidente ocurrido en la carretera a Torreón, cerca del ejido El Porvenir. Fotos: Vanguardia/Pedro Pesina
Un conductor intentó rebasar y causó que los dos autos volcaran en la carretera a Torreón; hay tres heridos, uno de ellos es un bebé

PARRAS.- Una joven de 17 años perdió la vida por la imprudencia de un conductor en la carretera Saltillo-Torreón, en un accidente que dejó además tres personas lesionadas.

Según los reportes de las autoridades al circular en el sentido hacia Torreón en el kilómetro 120+900, entre los ejidos El Porvenir y 28 de Agosto, el conductor de una camioneta Chevrolet Silverado intentó rebasar, pero impactó por alcance a una Trail-Blazer.

Ambas unidades salieron de la carretera y terminaron volcadas. El reporte a los números de emergencia provocó la alerta y las unidades de rescate acudieron al lugar.

Internan. Los heridos fueron trasladados a un hospital en Parras, algunos de ellos en estado grave.

En la camioneta afectada viajaban cuatro personas, y una de ellas perdió la vida al instante cuando la unidad dio de volteretas en la terracería. Dos ambulancias de Cruz Roja acudieron al sitio y los paramédicos atendieron a tres heridos; a dos los trasladaron al Hospital Guadalupano de Parras. El tercero, un bebé, fue enviado a Torreón.

La víctima fue identificada como Magali Olga, de 17 años, con domicilio en el ejido El Carmen.

Ella viajaba con Andrés Pérez Ojeda, de 33 años, el conductor que resultó lesionado; Dilan Andrés, de un año, quien se encuentra grave de salud; y Enrique Lozano Picazo, de 19 años, quien resultó ileso.

La Chevrolet Silverado, con placas de Nuevo León, era conducida por William Alan Sánchez Perales, de 25 años. Su acompañante, Elsa Lizbeth Ledezma Guerra, de 21 años, resultó lesionada.

Elementos de la Fiscalía General del Estado acudieron a tomar conocimiento y el cadáver fue llevado a una funeraria en Parras para la necropsia.

El bebé de un año fue llevado en un helicóptero de Fuerza Coahuila a un hospital en Torreón, por la gravedad de sus lesiones.