El evento “Solistas del Desierto” dio la oportunidad a más de 15 instrumentistas de mostrar su talento por individual ante el público / Fotos: JORDI SIFUENTES
El pasado jueves a través de nueve obras miembros de la Orquesta Filarmónica de Desierto inauguraron la primera serie de conciertos del 2020

La Orquesta Filarmónica del Desierto cumple 5 años este 2020 y para comenzar con los festejos el concierto inaugural de su primera serie de conciertos estuvo a cargo de algunos de los principales músicos que la conforman.

El evento “Solistas del Desierto” dio la oportunidad a más de 15 instrumentistas de mostrar su talento por individual ante el público, la mayoría de ellos miembros fundadores de la OFDC y con quienes VANGUARDIA tuvo la ocasión de conversar en días previos, el pasado jueves en el Teatro de la Ciudad Fernando Soler.

La noche comenzó en punto de las 20:30 horas con un ensamble de cámara que interpretó el Concierto de Brandenburgo no. 3 de Johann Sebastian Bach, una obra hecha para permitir que todos sus integrante se luzcan en algún momento u otro.

Osvaldo Ochoa/ Fotos: JORDI SIFUENTES

De este modo participaron el pianista Alejandro Reyes-Valdés, quien destacó con una improvisación en el segundo movimiento, así como los violistas Harold Ricardo Corella, Idalmis Ulloa y Marco Ayala, los violinistas Lilia Naydenova y Frank Cateura y los violonchelistas Maylin Sevila y Christopher Castillo.

A continuación la violinista originaria de Uzbekistán Lilia Naydenova tomó el escenario acompañada por el resto de sus compañeros de la OFDC, dirigida por Natanael Espinoza, para interpretar dos piezas, primero el Vals Scherzo de Tchaikovsky seguido de la Introducción y Tarantellla de Sarasate, con las que se llevó las palmas de público y colegas por igual.

Posteriormente tocó el turno de Leswi Pantoja, quien hizo destacar a la tuba como instrumento solista con el Concierto para Tuba en fa menor de Vaughan Williams para darle luego paso a Maiquel Rodríguez, cuya interpretación del primer movimiento del Concierto para contrabajo op. 3 de Koussevitsky también dio cuenta del sonido de este instrumento fuera del cuerpo principal de la orquesta.

Luis Torres/ Fotos: JORDI SIFUENTES

Sin intermedios el concierto dio paso al talento de Armando Rodríguez, oboísta de profesión que comentó para VANGUARDIA en la publicación de este jueves que su aprendizaje del corno inglés ha sido prácticamente autodidacta por lo que su interpretación del Cisne de Tuonela de Sibelius resulta aún más sorprendente.

Al término de esta pieza Luis Torres, principal oboe de la OFDC, interpretó el concierto para este instrumento que compuso Vincenzo Bellini en 1823, actuación a la que siguió el Concertino para clarinete de Carl Maria von Webern a cargo del joven clarinetista Gustavo Yescas.

Miembro de una familia de seis generaciones de músicos, Osvaldo Ochoa fue el penúltimo artista de la noche. Él hizo gala de su virtuosismo gracias a la Morceau Symphonique de Alexandre Guilmant, obra popular entre los trombonistas de alto nivel.

Lilia Naydenova/ Fotos: JORDI SIFUENTES

Braulio Labañino cerró la noche con los Aires Gitanos de Sarasate, pieza que concluyó por lo alto el concierto antes de que tanto él como sus compañeros, las estrellas de esta velada, regresaran a escena para recibir del público merecidos vítores y aplausos.

Celebran un lustro de actividad musical

Luego del concierto los miembros de la OFDC y autoridades de la Secretaría de Cultura llevaron a cabo un cóctel en el lobby del Teatro de la Ciudad, donde tanto la titular del organismo, Ana Sofía García Camil, como el Administrador de la Junta Directiva de la orquesta, Lauro Cortés, felicitaron a los músicos y al trabajo que han hecho en estos pasados 5 años.

Por su parte Natanael Espinoza, director artístico de la OFDC, también felicitó a los artistas, agradeció el apoyo de las autoridades y destacó la pasión con que este proyecto se ha llevado a cabo, así como la ambición para seguir en crecimiento y que los ha llevado a tocar en Bellas Artes, junto a artistas como Andrea Bocelli y Plácido Domingo y muy pronto a ser parte del Festival Internacional Cervantino.

Armando Rodríguez / Fotos: JORDI SIFUENTES