Proceden. Tras realizar las diligencias pertinentes se procedió a trasladar el cuerpo a las instalaciones del Semefo, donde se determinará la causa del deceso. Foto: Ulises Martínez
Doña Conchita, de aproximadamente 65 años, vivía sola, dicen que iban familiares a verla, pero no muy seguido

En el interior de su domicilio quedó el cuerpo de Doña Conchita, quien desde que empezó la pandemia no había sido vista por los vecinos de la colonia El Salvador. Hasta ayer alrededor de las 12:00 horas.

Luis Enrique Juárez Sena, mecánico de la calle Hebreos, acudió a la casa de su vecina a solicitar agua como lo había hecho en otras ocasiones, pero en esta ocasión la mujer no respondía.

Se asomó por la reja del número 137 hacia la ventana y alcanzó a ver lo que parecía ser ella, además de percibir un fuerte olor fétido, motivo por el cual dio aviso al número de emergencias, 911.

Personal de la Policía Municipal fueron los primeros en llegar al lugar así como una ambulancia de la Cruz Roja, mismos que ingresaron al domicilio forzando la entrada y confirmando el deceso de la mujer, la cual ya tenía varios días sin vida.

Doña Conchita, de aproximadamente 65 años, vivía sola, dicen que iban familiares a verla, pero no muy seguido, por lo que las autoridades tendrán que investigar donde están sus hijos o alguien a quien entregarle el cuerpo.