Foto: Juan Francisco Valdés
La conductora del vehículo Chevrolet Malibu, quien se negó proporcionar su identidad fue asegurada por tránsito municipal por conducir en aparente estado de ebriedad

Una mujer que aparente estado de ebriedad hizo una labor buena y una mala, con su vehículo.

La buena es que puso al descubierto una fiesta donde había más de 15 personas sin guardar su sana distancia.

La mala es que del mismo evento derribó una barda y el escombro lesionó a uno de los invitados, daños varios vehículos.

Todo ocurrió durante las últimas horas de este sábado, cuando la joven iba en circulación por el bulevar Luis Donaldo Colosio.

Al llegar a su cruce con la calle de Celestin Freinet, perdió el control por el aparente exceso de velocidad.

Acabó proyectándose contra un muro del fraccionamiento Villa Bonita misma que colinda con el patio de una casa, donde se realizaba una reunión de familia.

Se pudo ver a  varios vehículos se encontraban pegados a la barda, mismos que resultaron severamente dañados tras el percance y uno de los ladrillos fue a lesionar a uno de los invitados.

El afectado del golpe no quiso que se le atendiera por parte de una ambulancia ante el temor de ser asegurado por la autoridad.

Tomó la decisión de irse por su cuenta propia a una clínica particular.

La conductora del vehículo Chevrolet Malibu, quien se negó proporcionar su identidad fue asegurada por tránsito municipal por conducir en aparente estado de ebriedad.

Estará en prisión por conducir en estado inconveniente y por el cargo de daños a propiedad ajena que asciende a más de 300 mil pesos.