Foto: Especial
El Hospital les entregó a los familiares los resultados de la prueba positiva de COVID-19 un día después de que falleció

MÉXICO.- Este lunes se registró a la primera mujer fallecida en México, víctima de coronavirus, sin embargo, su familia señala que la negligencia y omisiones médicas tuvieron que ver en su pérdida.

Martha, de 61 años, padecía mieloma múltiple y diabetes y falleció en el Hospital Ángeles Metropolitano de la Ciudad de México.

Familiares declaran que la última vez que la vieron fue el sábado tras ingresarla al centro médico por un cuadro severo de tos con flemas, fiebre y complicaciones respiratorias.

La hija de la fallecida explica que Martha llegó de España y, al inicio de su malestar, asistieron al Hospital ABC, sin embargo, la atención y resultados clínicos fueron escasos y tardíos, posteriormente, y ya con temperatura, se comunicaron desde el 20 de marzo a la línea de asistencia ciudadana, Locatel, quienes no le dieron seguimiento.

Según el testimonio de la mujer, la muerte de su madre no está registrado entre el número oficial de fallecidos reportado hasta ayer lunes.

Añadió a la declaración hecha al periódico Milenio, que su madre estuvo confinada en España cuatro días antes de llegar a México, pese a ello, en ningún momento tuvo asistencia médica o alguna revisión de algún especialista que le detectara el virus.

Declaró que al asistir al Hospital ABC se les hizo un cobro de 25 mil pesos por la consulta y la prueba por Covid-19; tres días después les notificaron que los resultados tardarían de cinco a siete días.

La paciente volvió a presentar temperatura el viernes y poco a poco su condición se fue agravando, situación ante la que Locatel sólo aconsejó aislamiento.

El día sábado la ingresaron a urgencias en donde le realizaron la prueba clínica, sin embargo, tiempo después de su descenso, les fueron entregados los resultaron, mismos que arrojaron positivo ante el patógeno.

Esta tarde, y un día después del fallecimiento de Martha, el hospital ABC hizo llegar los resultados clínicos que la paciente se habría realizado desde el 17 de marzo.

“Estamos esperando que la muerte de mi mamá haga ver todo lo que está mal para que no se repita”, dijo la hija de la fallecida.

Finalmente, la hija de Martha comenta que todos los familiares que estuvieron con ella están aislados a pesar de no presentar ningún síntoma, añadiendo que su madre había sido cremada sin ninguna ceremonia fúnebre.