También hubo movilizaciones por lo menos en 17 estados del país, para exigir un alto a la violencia.CUARTOSCURO
Las exigencias se empañaron luego de que un grupo de encapuchadas, autodenominadas Bloque Negro, causó destrozos en negocios,

CDMX.- Más allá de la pandemia por COVID-19, existe en México otra que ha generado un mayor número de muertes y sufrimiento: la violencia contra  las mujeres que en ocho meses de confinamiento se ha incrementado hasta llegar a 2 mil víctimas de feminicidio y 80 llamadas diarias al 911 para reportar agresiones y abusos, denunciaron las participantes en la marcha por el Día Internacional de la Eliminación de Violencia contra la Mujer.

“¡Ni una menos, ni una más!”, fue el grito de indignación y rabia que resonó en la marcha.

Las exigencias se empañaron luego de que un grupo de encapuchadas, autodenominadas Bloque Negro, causó destrozos en negocios, quemó casas de campaña vacías del Frenaaa y se enfrentó con policías.

Esta vez el grupo de las Ateneas de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) no las encapsuló, las dejó seguir hasta el Zócalo, donde intervinieron cuando encapuchadas intentaron saltar la reja de la Catedral  o quitar las vallas de Palacio Nacional. Hubo agresiones directas a las policías, quienes respondieron con extintores. Mientras esto ocurría mujeres exigían un alto a la violencia feminicida que consideraron un crimen de Estado.

“Se nos cubre la boca, se nos pide silencio, pero nos exponemos al riesgo de ser asesinadas brutalmente durante esta pandemia”, denunciaron.