AP
De acuerdo a la RFEF el equipo cometió una infracción leve del artículo 126 del código disciplinario

La Real Federación Española de Futbol (RFEF) ha multado al Barcelona con 300 euros por irregularidades cometidas en el traspaso de Antoine Griezmann desde Atlético de Madrid.

El comité de competición de la RFEF dictamina que el equipo catalán cometió un "infracción leve" del artículo 126 del código disciplinario durante las negociaciones con el atacante francés.

De esta forma, se descarta el cierre por un partido del Camp Nou, que era otra de las alternativas que había propuesto el juez instructor, Juantxo Landaberea, mientras que el comité también "declara la inexistencia de responsabilidad disciplinaria del jugador".

Fuentes del Barcelona han asegurado a ESPN FC que el club catalán acudirá al Comité de Apelación para recurrir la multa ya que consideran que no hicieron nada mal, que no hay pruebas fehacientes y que pagar los 300 euros sería admitir que no actuaron como correspondía.

En tanto, fuentes del Atlético de Madrid consultadas por ESPN FC añadieron al respecto: "No merece comentarios. Los servicios legales del club continuarán trabajando para defender nuestros intereses".

Griezmann fichó por el Barcelona el 12 de julio después de que el club catalán depositara los 120 millones de euros que figuraban en su cláusula de rescisión desde el 1 de julio. El Atlético no pudo hacer nada para evitar la salida de su jugador pero denunció al Barca por haber negociado con el futbolista antes de esa fecha y reclamó el pago de 80 millones extra ya que la cláusula del futbolista antes del 1 de julio ascendía a 200 millones de euros.