Si en este momento la Fiscalía General del Estado (FGE) pone sobre la mesa datos relevantes de las indagatorias, se estaría afectando la investigación y echaría por tierra cualquier proceso penal

Torreón, Coahuila. -  A partir de que se vinculó a proceso al abuelo del menor que disparó en el Colegio Cervantes, el caso entró en una contienda jurídica, en donde nada se ventila públicamente, dijo el Fiscal General del Estado, Gerardo Márquez Guevara.

Si en este momento la Fiscalía General del Estado (FGE) pone sobre la mesa datos relevantes de las indagatorias, se estaría afectando la investigación y echaría por tierra cualquier proceso penal, apuntó.

Se puede afectar no solo el trabajo de la Fiscalía, sino también el trabajo de la defensa, esta parte es de reserva, lo que se vaya desarrollando y se vaya conociendo, es un lo único que puede ser conocido, dijo categórico.

La declaración del funcionario se desprende de lo dicho por el abogado defensor del abuelo, de que va a presentar pruebas para demostrará su inocencia y que las imputaciones que le hace la FGE son totalmente falsas.

Al respecto, insistió en que ahora nada se da a conocer públicamente, porque ya es una contienda jurídica y los datos de prueba que la defensa tenga preparada en su estrategia defensiva, las tendrá que presentar ante la autoridad jurisdiccional.

Por su parte, la FGE también tendrá que fortalecer las pruebas que presentó, por lo que en este momento, el abuelo es inocente y no puede ser considerado culpable hasta que no se dicte una sentencia condenatoria en su contra.

Estableció que la FGE persigue personas por responsabilidad de acciones, aunque en este caso es una acción por omisión.