Se dirigía a los vestidores cuando tuvo un 'baño de cerveza'

Tigres consumó su pase a la final de la Liga de Campeones de la Concacaf dejando fuera al Santos Laguna.

En el juego de vuelta, el arquero de los Tigres, Nahuel Guzmán, fue atacado por la afición del Santos al terminar el partido, enojados por la eliminación de su equipo. 

Nahuel no se quedó tranquilo y encaró a los aficionados que le lanzaron la cerveza, sin embargo un elemento de seguridad lo detuvo y le sugirió que se fuera a los vestidores.

Tigres espera rival que saldrá en el juego entre los Rayados del Monterrey y Kansas City.