Se convirtió en la jugadora más joven en ganar un par de títulos de Grand Slam

Naomi Osaka derrotó a la checa Petra Kvitova, por 7-6 (2), 5-7 y 6-4 en dos horas y 27 minutos para ganar por primera vez el Abierto de Australia, un título que conlleva alcanzar este lunes por primera vez en su carrera el puesto de número uno del mundo, que ocupará también por primera vez una jugadora asiática.

Osaka, de 21 años se convierte así en la jugadora más joven de la Era Abierta en ganar dos títulos del Grand Slam, en su caso consecutivos, tras alzarse con el del Abierto de EEUU el año pasado.

Kvitova, ganadora de dos Wimbledon, levantó hasta cuatro puntos de partido antes de claudicar ante la nueva número uno. Los tres primeros se produjeron en el segundo set, cuando Osaka tuvo un sorprendente bajón, con demasiados fallos consecutivos.

Con gran frialdad, la japonesa evitó, tras sofocar el intento de remontada, que su contrincante homenajeara la hazaña conseguida por Jennifer Capriati precisamente hace 17 años (2002), después de llevarse el título tras levantar cuatro pelotas de partido ante la suiza Martina Hingis.

En su haber ya cuenta con tres títulos, y todos ellos de prestigio, Indian Wells, un US Open, en septiembre pasado, venciendo en aquella final polémica a Serena Williams, y este Abierto de Australia derrotando a una jugadora que también acariciaba el número uno.

A la conclusión del partido, Naomi Osaka admitió que siempre había esperado jugar ante una jugadora como la checa, ya que nunca antes se enfrentaron, y aseguró, entre risas, que olvidó por los nervios las notas preparadas para realizar su discurso. "Siento haberte ganado en este primer enfrentamiento" dijo Osaka sin expresar demasiada felicidad y tras recoger el trofeo de la china Na Li, campeona en 2014.

Por su parte, Kvitova, quien ocupará la segunda posición mundial tras la próxima actualización del ránking, repitió entre lágrimas que no podía creerse aún que había disputado de nuevo una final de Grand Slam, y felicitó a su contrincante tanto por el título como por su nueva condición de número uno.