Especial
Legisladores percibieron difícil que Estados Unidos en un momento dado se aprovecharse de las aguas subterráneas que hay en México

Un acuerdo de aguas subterráneas en la franja fronteriza entre México y Estados Unidos sería conveniente que se firmara porque aseguraría el aprovechamiento del vital líquido para Coahuila, el resto de país y se evitarían problemas posteriores sobre el uso del agua, consideraron los diputados Jaime Bueno Zertuche y Fernando Izaguirre Valdés.

Los legisladores integrantes de la Comisión de Salud, Medio Ambiente, Recursos Naturales y Agua del Congreso del Estado, coincidieron que hay una Acuerdo Internacional entre los Estados Unidos y México sobre el aprovechamiento del agua del Río Bravo.

Pero tomando en cuenta que entre Texas y México, que es el 60 por ciento de la frontera, se tiene 25 acuíferos de aguas subterráneas, sería conveniente que en coordinación con el Gobierno Federal y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de Coahuila inicien estudios sobre la integración y firma de un acuerdo de aguas subterráneas que hay entre la franja fronteriza de México y Estados Unidos, indicaron.

En la actualidad no existe niguna reglamentación, ni para EU ni para México, para la extracción del líquido.

 

Bueno Zertuche e Izaguirre Valdés reconocieron las investigaciones realizadas por la doctora Rosario Sánchez Flores, del Instituto Hídrico de Texas, sobre el uso de aguas subterráneas fronterizas, cuyo estudio debe tomarse en cuenta por la importancia que tiene el uso del agua para el ser humano y el desarrollo de Coahuila y el país.

El diputado Fernando Izaguirre consideró difícil que los Estados Unidos pueda aprovechar las aguas subterráneas de la franja fronteriza de México, porque hay un Tratado Internacional sobre el uso del agua del Río Bravo.

Incluso, dijo, dicho tratado internacional al parecer está por concluir “y tengo entendido que autoridades de los Estados Unidos iniciaron estudios para que dicho convenio prevalezca por más tiempo, por lo que confiamos que México tome cartas en el asunto, y continuar con ese tratado para beneficio de las partes”.

Ambos legisladores percibieron difícil que Estados Unidos en un momento dado se aprovecharse de las aguas subterráneas que hay en México, pero sería conveniente tomar en cuenta las investigaciones de la doctora Rosario Sánchez Flores e iniciar la posibilidad de legislar sobre la protección de las aguas subterráneas que se encuentran en Coahuila y el resto de la franja fronteriza.