Incredulidad. Los familiares del joven que se mató en su baño, no daban crédito a lo sucedido. Foto: Ulises martínez
Los suicidios 21, 22 y 23 sacuden a ciudadanos, un policía, joven trabajador y un jornalero se fueron por la puerta falsa

ULISES MARTÍNEZ

RAMOS ARIZPE, COAH.- Un elemento activo de la Policía Investigadora de la Fiscalía General del Estado, se convirtió en el suicidio número 23 en la Región Sureste; la presión laboral y problemas con su pareja fueron el motivo que lo obligaron a tomar esa fatal decisión. 

Eran las 15:00 horas de ayer lunes, cuando se reportaron los hechos al Sistema de Emergencias 911, paramédicos de Bomberos acudieron a Ricardo Flores Magón 437 de la colonia Fidel Velázquez en Ramos Arizpe, pero lamentablemente ya no se pudo hacer nada por él. 

Como José Marcos Rodríguez, de 26 años, fue identificado el policía quien aún estaba activo en las filas de la corporación. Tal parece que en ese momento sus mismos compañeros sabían de quién se trataba, incluso intentaron evadir dar información al respecto de la situación. 

No se mencionó si el occiso pudo haberse encontrado en estado etílico, sólo que estaba colgado en la ventana del patio trasero con una cadena que ató a su cuello. 

IGNORAN MOTIVOS

Causas aún desconocidas fueron las que orillaron a un hombre de 29 años a quitarse la vida en el baño de su casa en la colonia Morelos, fue la mañana de este lunes que los familiares lo encuentran. 

A las 08:30 horas, familiares de Jesús Alejandro Zamora Espinosa ingresaron al domicilio marcado con el 1720 de la Calle 15 en su búsqueda.  No lo localizaron hasta que ingresaron al baño de la casa, fue donde lo vieron pendiendo de una cuerda que había atado a su cuello. 

Al verlo, lo que hicieron fue subir al carro en qué llegaron e ir a la estación de Bomberos a pedir ayuda, los socorristas salieron de inmediato con los familiares, hasta el lugar del incidente. 

Luego de informar de la muerte del hombre, llegaron oficiales de la Policia Municipal así como personal de Fuerza Coahuila para tomar conocimiento de lo ocurrido.

Oficial. Se realizaron las diligencias y el cuerpo del policía fue llevado al Semefo.
Soledad. Botellas de alcohol del 96 vacías había en casa del “Mezcalito”.

Luego esperaron al personal de la Fiscalía General del Estado, quienes llegaron momentos después. 

En el interior del domicilio ya se encontraba toda la familia reunida, nadie sabía que tuviera problema alguno, por lo que también a ellos se les complicaba el entender las razones que tuvo Jesús. 

Los agentes de la FGE se entrevistaron con los familiares mientras que los peritos realizaban las diligencias correspondientes y se determinaba cómo y de donde había estado pendiendo Jesús en sus últimos momentos.

ENTRE BOTELLAS DE ALCOHOL

Ya no paseará más por las calles del ejido Derramadero Marcelo Lara Espinoza, de 65 años, quien era conocido como “El Mezcalito”. Sus apellidos eran Espinosa o Lara, no supieron los que lo conocían cómo se llamaba en realidad. 

En el día el hombre se surtía de alcohol para después llegar a su casa y pasársela encerrado en su domicilio en compañía de amigos a quienes también les gusta beber .

Fue a las 13:30 horas de ayer, que el vecino de cuarto lo encontró colgado de una cuerda, la cual había colocado en una viga de la construcción y dio aviso. Personal de Seguridad Municipal arribó al lugar y solicitó una ambulancia.

En el interior del cuarto había botellas de alcohol de diferentes marcas y en la mesa del centro había botellas de plástico de alcohol del 96, que se usa en labores medicinales, pero que “El Mezcalito” la tomaba como agua. 

El hombre era jornalero, y lo que ganaba lo ocupaba para comprar su alcohol. La soledad y el estado de ebriedad habrían orillado a Marcelo a quitarse la vida.