Foto tomada de video
El mariscal de campo de los Eagles de Filadelfia paseó por Disneylandia como parte de los festejos de ganar el Super Bowl y ser nombrado el Jugador Más Valioso

Hace apenas unos días, Nick Foles era señalado como un quarterback con una buena racha de suerte.

Tal vez sea verdad, pero lo que es cierto es que supo aprovechar las oportunidades y con esa suerte logró guiar a los Eagles de Filadelfia a ganar su primer Super Bowl, sobre los que eras favoritos, Patriots de Nueva Iglaterra.

Eso lo llevó a ser nombrado el Jugador Más Valioso del Partido, algo que no cualquier quarterback, incluso algunos que están en el Salón de la Fama, pueden presumir.

“Ser parte de esto, reclutado por Filadelfia es afortunado, lo mismo que volver e integrar este equipo, como una pieza del rompecabezas”, manifestó Foles luego de partido. “Ha pasado mucho tiempo”.

Hoy fue parte del ya tradicional paseo en las instalaciones de Disneylandia en Los Ángeles, acompañado por Mickey Mouse, algo que hace el Jugador Más Valioso del Super Bowl desde hace más de 30 años.

Foles, quien debió encargarse del ataque desde mediados de diciembre, cuando Carson Wentz se rompió un ligamento de la rodilla derecha, no titubeó en el duelo ante un quarterback que ha ganado cinco veces el gran partido y que ha sido nombrado el Jugador Más Valioso de la NFL en tres ocasiones, la última recién el sábado pasado.

Pase por pase, jugada por jugada, Foles y Brady fueron armando series ofensivas que redituaron puntos. Tras un comienzo inusitadamente lento, Brady guio a los favoritos Patriots a cinco anotaciones en seis series. Foles no se intimidó y ejecutó las jugadas agresivas dispuestas por el entrenador Doug Pederson.

“No estaba preocupado por el marcador ni por el tiempo, sino por jugar bien”, relató Foles. “Creo que a veces comienzas a preocuparte demasiado . Esto se te mete al cerebro. Sólo quise jugar y hacer lo que Doug pidiera”.
Los Eagles rieron al último y se impusieron el domingo por 41-33 a los Patriots de Nueva Inglaterra.

Es tan ilógica la suerte de Foles, que apesar de sus recientes logros y tener todos los reflectores sobre su rostro, en este momento no tiene trabajo asegurado, ya que es muy probable que Carson Wentz retome los controles del equipo, por lo que Nick estaría sobre la mesa por si hay algún postor ya que aún le quedan cuatro, de los cinco años que había firmado cuando regresó a Filadelfia.