Foto: Especial
El chico atacó con extrema violencia a la maestra, y también agredió al director del centro. El presunto agresor, sin embargo, no puede ser detenido porque es inimputable

España. Un niño de 13 años ha dado una paliza a una profesora del instituto Juníper Serra, en Palma, España. El chico, que se mostró muy nervioso y fuera de sí, atacó con extrema violencia a la maestra este miércoles por la mañana, y también agredió al director del centro. El presunto agresor, sin embargo, no puede ser detenido porque es inimputable.

Los hechos pasaron a las once y cuarto de este miércoles, cuando el niño, nervioso y alterado, se enfrentó a la profesora en clase, diciéndole que "qué mierda, no pienso hacer lo que me dices". La maestra lo echó de clase y lo llevó al despacho del director.

Durante el camino, sin embargo, el chico empujó a la profesora, de unos 25 años, escaleras abajo. Una vez en el suelo, el niño empezó a darle patadas y puñetazos con mucha violencia, según explica Última Hora.

La profesora, llorando y alterada, se refugió en el despacho del director, y el niño salió corriente. El director salió a buscarlo y lo encontró en el vestíbulo del centro: el niño le dio un empuje y, después, echó abajo de una patada la puerta de otro despacho.

Volvió para agredirla de nuevo

La escuela llamó a la madre del menor, que lo fue a buscar. Horas más tarde, sin embargo, el niño volvió al centro, se encontró la maestra e intentó volver a agredirla. Otra profesora lo impidió, pero el alumno siguió profiriendo amenazas de muerte a los profesores mientras daba golpes a las mesas|tablas. En una de estas veces|golpes, el alumno se acabó desmayando.

El instituto avisó a la Policía y se presentó con una ambulancia del 061, que se hizo cargo tanto del alumno como de los profesores, que estaban mucho afectados por|para el qué había pasado. El chico fue trasladado a un hospital de la ciudad.

Como tiene menos de 14 años, el niño es inimputable. La Policía Nacional llamó a los padres y les entregó a su hijo; después, emitieron un informe para enviarlo a la Fiscalía de Menores, a Protección de menores y a los juzgados.