Foto: Especial
Un video muestra cómo el menor no reconoció a su madre tras meses de estar separados, debido a las medidas migratorias que el Gobierno de EU implementadas contra los migrantes indocumentados y sus familias en la frontera con México

Estados Unidos.- El  video fue filmado en el aeropuerto de Houston, estado de Texas (EU),  en el cual quedó registrado el sufrimiento que siguen viviendo los inmigrantes indocumentados que intentan ingresar a ese país por la frontera con México, a pesar de que el Presidente Donald Trump puso freno a su dura política migratoria que separaba a las familias.

En la grabación que ha conmovido a muchos en la red,  se puede observar a una mujer rompe en llanto cuando trata de convencer a un niño de 3 años de que es su madre, al encontrarse con él tres meses después de su separación forzosa.

“Yo soy tu mami”, repite la mujer, mientras el niño la rechaza y se aleja. “¿Ever, qué tiene mi hijo?”, pregunta la madre a su marido. “Mi hijo está traumado”, dice entre lágrimas.

El padre del pequeño Sammy, Ever Reyes-Mejía, confesó a la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) que él y su hijo fueron detenidos en la frontera de EU en abril, cuando trataron de entrar ilegalmente al país desde Honduras a través de México, huyendo de la violencia.

De acuerdo con el hombre, ambos estaban durmiendo en un centro de detención, cuando un agente le dijo que tenía que presentarse ante un juez de inmigración, pero que no hacía falta que despertara a su hijo. Desde entonces fue separado de su pequeño por 100 largos días.

El hombre logró reunirse con su hijo el 10 de julio en Michigan. Desde allí los dos viajaron a Houston para reunirse con la madre de Sammy y su hermana de 5 meses, que también habían sido liberadas de un centro de detención, después de solicitar asilo.

La psicóloga Ángela Conway comentó a la cadena Univisión que el reencuentro no fue tan feliz como lo esperaban los padres, ya que la situación de desamparo, por la que tuvo que pasar el niño, le dejó traumas, complejos y ansiedad. Según la especialista, el pequeño sufrió un “abandono emocional”, que no ha podido asimilar.