El presidente asegura que no quiere una reedición de la PF ‘que no funcionó’; amaga con informar sobre votos de legisladores si no se aprueba dictamen como lo envió

CIUDAD DE MÉXICO. Mientras las bancadas del Senado anunciaban de manera unánime la aprobación para una Guardia Nacional con mando civil, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró, respeto al tema, que no aceptará ninguna ley que no resuelva los problemas en el país.

En conferencia en Palacio Nacional el mandatario aseguró que su administración será respetuosa de la decisión que los legisladores tomen al respecto; no obstante, les pidió reconsiderar la propuesta que envió para su discusión.

No queremos ser simuladores, no vamos a aceptar leyes que no resuelven el problema. No queremos una reedición de la Policía Federal que no funcionó", afirmó.

Aseguró que para buscar pacificar al país necesita del respaldo de las Fuerzas Armadas y no una reedición de la Policía Federal “que no funcionó”, por lo que continuará su apoyo a la propuesta que envió al congreso para la creación de una Guardia Nacional.

“Tenemos el respaldo de las Fuerzas Armadas y el entendimiento y aceptación de que se van a garantizar los derechos humanos y que habrá un uso moderado de la fuerza”, comentó.

No obstante, López Obrador dijo que si la Guardia Nacional no se aprueba como se envió informará en días próximos sobre qué legisladores votaron a favor y quiénes en contra de la propuesta enviada por su gobierno.

“Si no aprueban, no es amenaza ni advertencia, es hablar claro, mañana o pasado yo aquí doy a conocer mi postura sobre el asunto y el porqué de la actuación de los legisladores y fuera máscaras, así abiertamente: ‘yo voté en contra’, porque a veces ni se sabe. Yo trataré de decir: ‘estos votaron a favor y estos en contra’. Es como lo propusimos”, dijo el mandatario.