Tengo un año de casada, conozco a mi esposo de hace tiempo, éramos amigos y a su mejor amiga también la conozco por ser exnovia de un conocido mío.

En fin, el rollo es que mi esposo y su amiga han trabajdo juntos muchos años, han compartido muchísimas experiencias, nada románticas, ni sexuales -hasta donde sé- pero sí de trabajos, salidas, compañerismo, complicidad y él me ha contado mucho. Sin embargo esa amistad me dejó de agradar cuando (y sé que lo que hice estaba mal, pero estábamos en una crisis de recién casados y no sabía qué hacer) revisé su celular y vi que cuando hablaban ella le contaba con quién salía y detallaba demasiado de su vida sexual. No había un tema de morbo de por medio sino más una chica confiando en su amigo.

Sin embargo, en su vida personal ésta chica es muy inestable. Se entrega fácil y luego se enamora... Y mi esposo anda orientándola, hasta en algún momento me pidió consejo para saber qué decirle. No obstante hemos tenido discusiones porque yo de veras lo he celado con ella. A todo esto, ella estaba fuera del país por unos estudios y trabajo, casi antes de que nos casáramos y hasta ahora, que a 4 días está por regresar, dice que es transitorio pero yo creo que no. Y obviamente estoy que no me aguanto la idea que se vean y tengan sus encuentros de amigos donde se hablan y se cuentan y bla bla bla. 

Si no hubiera visto lo ... que es (y sé que la juzgo y está mal) no me desagradaría, pero me volví muy desconfiada. Por favor alguien que me apoye. Si me animé a escribir es por que deseo sentirme bien y que me den un consejo o una orientación. 

Desconfiada

Estimada Desconfiada:
Creo que lo fundamental aquí es que trabajes en la confianza con tu pareja. Se supone que si amamos a alguien y nos sentimos amados, la confianza es un factor naturalmente dado. El problema es cuando no está fortalecida. Practica la fortaleza de la confianza en ti misma. No hace falta que no mires a otras personas, ni que te vistas monacalmente para que el otro confíe en ti, del mismo modo ocurre con tu esposo. Si te inunda el pánico, te suenan todas las alarmas y te entra desconfianza… no hagas un escándalo. No acuses jamás a tu pareja de algo que supones, presupones o fantaseas. Si sientes que algo está mal, es preferible que te sientes a hablar con tu pareja y le digas qué y cómo te sientes. Seguro que tiene una explicación o se da cuenta de que está teniendo un comportamiento que te hiere, de una forma u otra.

apartado500v@gmail.com