Cuartoscuro
Añadió que deben prepararse ante la inevitable renegociación del TLCAN

El vicepresidente de Comercio Internacional de Grupo Prodensa, Mauricio Rojas señaló que ni a Canadá, ni Estados Unidos, ni México, les conviene terminar con el TLCAN porque es un tratado que ha cumplido con su objetivo de abrir el comercio entre los tres países y generar un bloque que pueden utilizar como plataforma para diferentes regiones o países en el mundo.

Del impacto que tendría para las empresas IMMEX (Industria Manufacturera, Maquiladora y de Servicios de Exportación), señaló que el reto está en su productividad y su margen de utilidad, por ello, añadió que la recomendación es que conozcan cuál pudiera ser el impacto de una posible pérdida de reglas de origen.

Agregó que para una empresa que presta el servicio de ensamble, pero no es dueña de los activos, ni los inventarios, verse afectada por una regla de origen, su consecuencia sería pagar impuestos y por ello, se tendría que ver cuánto puede soportar ese margen de utilidad en términos porcentuales en el pago de impuestos, esto en el caso de Estados Unidos. Mientras que en el caso de México consideró que tiene mecanismos arancelarios benéficos que pueden neutralizar en gran parte o en su mayoría el efecto del impacto arancelario.

Sin embargo, añadió que deben prepararse ante la inevitable renegociación del TLCAN, pero a la renovación de ese tratado añadió que se debe llegar con información contundente y soportada de lo que beneficiará al País y hasta donde se puede mover en un contexto de negociación de reglas de origen.

MANUFACTURA
Actualmente debe ser un 50% la manufactura en el País y en el caso específico de las reglas de origen para la industria automotriz es de un 62.5%, por lo que subirlo a un 80% sería una grandísima oportunidad, ya que en el caso de las empresas asiáticas por ejemplo, en lugar de importar partes, se tendrían que mover a México.

Por otra parte de la cancelación de inversiones, comentó que lo que existe una postura de expectativa ante un planteamiento formal de lo que pudiera ser la política comercial o reforma fiscal del Gobierno de Estados Unidos, por lo que es una situación de espera.

Aunque si ello genera beneficios para que se invierta en EU, entonces se convertiría en un reto para México, quien debe reaccionar de manera inmediata y buscar esa equidad en lo que está ofreciendo EU para neutralizar su política.

Tómelo en cuenta
> En el caso de las empresas IMMEX que hay en el País, que son entre 5 mil 900 a 6 mil y la mayor parte se ubica en Baja California, Nuevo León, Chihuahua y el Bajío; mientras que Coahuila se ubica en el 5to o 6to lugar y son empresas principalmente del giro automotriz