Se condena el hecho de que ahora la decisión se tomó de una manera unilateral

Para la iniciativa privada de Coahuila, el incremento del 15 por ciento al salario mínimo no fue correcto porque no es el momento y existe un riesgo de pérdida de empleo y afectar los mercados, que apenas están en recuperación por la pandemia; no se trata de estar en contra del aumento, ni tampoco de la decisión del Presidente, sino de ser cautos, explicaron por separado Miguel Monroy, de Coparmex; Mario Ricardo Hernández, de AIERA, y Héctor Horacio Dávila, de la Asociación de Hoteles.

Monroy recordó que fue la Coparmex la que impulsó el incremento al salario mínimo desde hace tiempo, pero lo hacía de manera consensuada con los integrantes del Congreso del Trabajo, pero ahora la decisión se tomó de una manera unilateral.

Para la región Sureste, coincidieron Monroy, Hernández y Dávila, en cuanto a grandes empresas, el impacto será poco porque aquí se paga más del salario mínimo, pero en la economía nacional se puede ver vulnerada y que en cualquier región puede restar competitividad.

“Es un momento inadecuado para el incremento por la contracción que se vive en la economía. Creo que incrementarlo más del 10 por ciento afecta la economía. Hay que recordar que como país, en el extranjero, uno de los principales atractivos es tener mano de obra barata y calificada. Es perder competitividad”, dijo Hernández Saro.

El presidente de la Asociación de Hoteles, Héctor Horacio Dávila, dijo que se busca mantener el empleo no puede haber un incremento del 15 por ciento, “no es que no se desee aumentar, lo que pasa es que no hay ventas y no hay dinero para pagar”.