Operativos. La pelea provocó gran movilización policiaca al activarse el Código Rojo por detonaciones de arma de fuego. Christopher Vanegas
Revelan fuentes de la PGJE que uniformado de Fuerza Coahuila se resistió a un arresto y enfrentó a oficiales

Los presuntos causantes de una pelea registrada la madrugada del miércoles en la colonia Morelos, entre municipales y pandilleros, fueron elementos de Fuerza Coahuila que se encontraban en sus descansos. 

Uno de los aparentes involucrados es Juan Diego Urbina Godínez, policía activo de dicha corporación y quien sería requerido por el Ministerio Público.

Supuestamente el oficial dirige la pandilla “Los Rojos”, la cual se reúne en la citada colonia. 
Investigaciones realizadas por la Unidad de Lesiones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) dieron a conocer que la pandilla fue sorprendida ingiriendo bebidas embriagantes. 

Se informó que uno de los oficiales de la Municipal, de apellido Cedillo, trató de someter a los involucrados; desarmó a Juan Diego y éste realizó detonaciones en su contra, por lo que se activó el Código Rojo en el Sistema de Emergencias 911. 

Acto seguido se desató una intensa movilización de elementos de la Policía Municipal, del Grupo de Reacción Operativa Metropolitana (GROM) y de la Investigadora. 

En el lugar, los uniformados aseguraron a seis de los participantes de la riña, entre ellos a quien se identificó como jefe de grupo de Fuerza Coahuila, Juan Diego Urbina Godínez; supuestamente él se encontraba de descanso y mostró a los oficiales su credencial del Grupo de Reacción. 

Además, Alejandra Ramírez, familiar de Juan Diego y quien también forma parte de la misma corporación, trató de evitar su captura, aunque sólo empeoró la situación. 

Sin embargo, las autoridades otorgaron libertad al Jefe de Grupo de Fuerza Coahuila y a su familiar, pero con un procedimiento interno en su contra y con una carpeta de investigación en la PGJE.