Tomada de internet
El Presidente de Estados Unidos tiene viejas rencillas con el futbol americano

Donald Trump provocó una tormenta con sus declaraciones al incitar a los dueños de la NFL a despedir a sus jugadores que usaron el himno nacional como oportunidad para protestar. 

El domingo incluso pidió un boicot para la NFL mientras que los equipos se unieron contra el Presidente. 

Pero esta no es la primera vez que Donald Trump tiene una pelea con la NFL. 

En 1984, Trump compró a los Generals de Nueva Jersey, parte de la United States Football League. La USFL, era un complemento para la NFL y se jugaría en primavera teniendo futbol americano todo el año.

Durante sus primeros tres años la estrategia pareció tener éxito pero no era suficiente para Trump e hizo todo lo posible para cambiar la USFL al horario de otoño donde se enfrentaría a la NFL.

Tomada de internet

La decisión de cambiar los juegos al otoño dejó paralizados a varios equipos de la USFL porque no eran capaces de competir directamente con los equipos de la NFL. 

Trump quería una fusión con la NFL que proporcionaría grandes ganancias a los sobrevivientes de la USFL, y el actual Presidente de Estados Unidos, alegaba que la NFL era un monopolio ilegal. 

Mientras que la USFL ganó el caso antimonopolio, el jurado concluyó mal manejo que fue mayormente en falta por sus problemas. No hubo fusión ni adquisiciones y en 1886 terminó la USFL. 

Trump pudo guardar rencor a la NFL y a su primera oportunidad comenzó a atacarlos.  

Los aficionados también lo recuerdan. De no ser por Donald Trump habría futbol americano todo el año.