Foto: Cuartoscuro
Un mega apagón se registró también en la frontera de Tamaulipas, en municipios como Nuevo Laredo, Reynosa, Valle Hermoso, Río Bravo, Matamoros, entre otros
“Es comprensible que existan fallas, lo que no se puede aceptar es la falta de información”.
Julio César Almanza Armas, vicepresidente de la Concanaco-Servitur y presidente de Fecanaco en Tamaulipas.

Después de que a las 17:45 horas de este domingo varios sectores de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas se quedaran sin suministro de energía eléctrica; la CFE reportó que a las 18:50 horas comenzó a restablecerse el servicio en las zonas afectadas.

Pero este no ha sido el único incidente en lo que va del año, cabe recordar que el 23 de mayo pasado también registró una falla en la línea de transmisión que corre entre Tabasco y Campeche, lo que provocó la interrupción del servicio en diversas zonas de la península de Yucatán, afectando a 1.7 millones de clientes.

Posteriormente, el 25 de mayo Reynosa y Matamoros en Tamaulipas, también registraron un apagón afectando a cerca de 500 mil usuarios, esto debido a que la central eléctrica Frontera México Generación, ubicada en Texas, y que provee la energía a dichas entidades, registró fallas en su operación.

 

EXIGEN UNA EXPLICACIÓN

Desde hace ya varias horas en esas localidades usuarios de las redes sociales y organismos como la Federación de Cámaras Nacionales de Comercio (Fecanaco) han dado a conocer las afectaciones por la falta de suministro de energía eléctrica, sin embargo, las causas que lo originan se desconocen.

En tanto, Julio César Almanza Armas, vicepresidente de la Concanaco-Servitur y presidente de Fecanaco en Tamaulipas, exigió a la paraestatal dé a conocer de manera puntual, lo que provocó este apagón.

Almanza Armas pidió informar las precauciones que se deben tomar antes del restablecimiento del servicio y el tiempo que se tomará para la normalización del mismo, ya que la falta de información, genera incertidumbre, no permite a la comunidad prepararse de forma adecuada, y de prolongarse la falla, pudieran verse afectadas las actividades, cotidianas como ir a la escuelas y asistir a otros centros de trabajo.

Finalmente comentó que las pérdidas pueden ser cuantiosas, de prolongarse la falta de servicio y no tener la información de manera oportuna para tomar las previsiones adecuadas.

“CFE debiera entonces hacerse responsable de los daños, que dicha omisión provoque”, finalizó el vicepresidente.

Con información de Excélsior y El Mercurio Online