Habrá más. Con el encarcelamiento de Rosario Robles se busca el cumplimiento de la ley, dijo el titular de la UIF. | Foto: El Universal
Está en prisión, en razón de sus actos, dice titular de la Unidad de Inteligencia Financiera


CDMX.- Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), advierte que el hecho de que Rosario Robles Berlanga esté en estos momentos en prisión, en razón de sus actos, no es una persecución política ni una venganza.

Enfatiza que presentará nuevas denuncias para que ningún caso de corrupción quede impune, y refuerza: “Las cosas han cambiado y el mensaje es muy claro: no vamos a tolerar la corrupción ni la impunidad, eso incluye nombres [y situaciones] como  que Lozoya comparezca ante los tribunales y que se resuelva conforme a derecho. 

“El hecho de que una exsecretaria de Estado [Rosario Robles] se encuentre en este momento con una medida cautelar de prisión preventiva en razón de sus actos, no es una persecución política ni venganza, lo que se busca es el cumplimiento de las normas del Estado constitucional de derecho y que los tribunales resuelvan, como en cualquier sociedad democrática. Presentaremos nuevas denuncias para que ningún caso de corrupción quede sin castigo, lo que no se puede tolerar es la impunidad”.

Sostuvo que en los primeros meses del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador “hay un enorme cambio” en el país y hace hincapié en que durante la administración de Enrique Peña Nieto “no pasó absolutamente nada” en materia de combate a la corrupción.

Recuerda: “Nombres como el de Emilio Lozoya, [caso en el que] la Secretaria de la Función Pública lo inhabilitó por 10 años y la UIF mantiene congeladas sus cuentas, la Fiscalía General de la República ejerció acción penal contra él teniendo una orden de aprehensión”. 

Santiago Nieto subraya la importancia de señalar que el gran problema de corrupción que tiene el país inicia en los procesos electorales. “Empresarios terminan financiando campañas electorales para obtener beneficios con administraciones futuras. 

“[Se da también] el desvío de recursos públicos para fines electorales. También grupos delincuenciales aportan dinero a campañas electorales para efecto de que sus candidatos ganen y se les beneficie, particularmente en el ámbito municipal con controles territoriales. Para mí es muy importante que las instituciones en general, como la FEPADE y  ahora la UIF, funcionen para lo que han sido diseñadas”, indica.