“¡No estás solo!” y “¡Es un honor estar con Obrador!”, se escucharon entre los gritos de la gente que esperó para recibirlo en su primera visita

El Presidente Andrés Manuel López Obrador visitó esta mañana los monumentos a Benito Juárez y a Abraham Lincoln en Washington, capital de Estados Unidos, previo a su encuentro con su homólogo Donald Trump.

“¡No estás solo!” y “¡Es un honor estar con Obrador!”, se escucharon entre los gritos de la gente que esperó para recibirlo en su primera visita de Estado por ese país.

El Presidente  inició su gira por Estados Unidos depositando una ofrenda floral a los pies del Memorial a Abraham Lincoln, expresidente del país vecino.

Apoyo y rechazo

Con el grito de “No estás solo” y “es un honor estar con Obrador”, recibieron al mandatario tabasqueño quien bajó de una camioneta blindada del Servicio Secreto que le brinda el gobierno estadunidense.

López Obrador rindió honores a la bandera, posteriormente colocó la ofrenda a los pies de la estatua de Juárez y enseguida inició el canto del himno nacional del cual todos los presentes hicieron eco.

 

“¡No estás solo!” y “¡Es un honor estar con Obrador!”, se escucharon entre los gritos de la gente que esperó para recibirlo en su primera visita de Estado por ese país. Foto: Tomada de Internet

La ceremonia que duró escasos 10 minutos no estuvo exenta de una manifestación en contra del mandatario mexicano. Sin embargo, la decena de inconformes con pancartas en las que señalaban que no permitirían que se instale el comunismo en México no pudieron apagar los gritos de apoyo de los más de 150 mexicanos, varios de cuales viajaron de varios estados de la Unión Americana para ver unos momentos a López Obrador.

Hubo un conato de confrontación entre los dos grupos de manifestantes que de inmediato agentes del Servicio Secreto disolvieron.

Después López Obrador se trasladó a la embajada mexicana en Washington para preparar los temas que abordará con el presidente Donald Trump la tarde de este miércoles en la Casa Blanca y que concluirá con una cena en la mansión presidencial a la cual están convidados empresarios de ambos países.