FotoS: Jordi Sifuentes
La secretaria de Gobernación compartió en una conferencia su camino en su carrera dentro de la Suprema Corte

“No ha sido fácil emprender una lucha por los derechos y por los derechos de las mujeres, no ha sido fácil que nos reconozcan como titulares plenas de derecho”, declaró la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ayer en una conferencia magistral que impartió en la UAdeC Campus Arteaga, organizada por la Academia Interamericana de Derechos Humanos (AIDH).

La funcionaria contó que al inicio de su carrera no había mujeres en áreas de la vida pública de México, es más, cuando ella nació las mujeres todavía no tenían derecho a votar, mucho menos a ser votadas a un cargo.

 

Poco a poco, dijo Sánchez Cordero, les rompió “su club de Toby” a notarios y a abogados, puros hombres que ocupaban los puestos en la Suprema Corte de la Nación (SCJN) y otras áreas de la política.

Fue en 1995 cuando ella ocupó un espacio en la SCJN.

En la conferencia titulada “Juzgar la violencia de género con perspectiva de derechos humanos”, la secretaria del Gobierno platicó con los jóvenes y adultos sobre la lucha de las mujeres para conquistar el reconocimiento de sus derechos.

“Empecé a darme cuenta que si bien las resoluciones eran legales, la aplicación era en forma puntual, pero la realidad es que se cometían grandes y graves injusticias”, dijo sobre el inicio de su trabajo en la SCJN al revisar casos de violencia y discriminación.

Destacó que el entramado asimétrico de la justicia mexicana puede ser muy legal, pero parte de una situación de poder diferente entre el hombre y la mujer.