Reunión. Macron dialoga con Putin, ayer en Francia.
Durante una visita a Francia, Putin señaló que los expertos que fueron enviados al sitio en el mar Blanco están “controlando la situación” y que no se han reportado “cambios graves”

PARÍS, FRA.- El presidente ruso Vladimir Putin afirmó ayer que no existe amenaza por la explosión en un campo secreto de pruebas de armas navales que ha provocado inquietudes a nivel internacional sobre posibles fugas de radiación.

Durante una visita a Francia, Putin señaló que los expertos que fueron enviados al sitio en el mar Blanco están “controlando la situación” y que no se han reportado “cambios graves”.

Sin embargo, también comentó que “se están tomando medidas para garantizar que no haya nada inesperado”, luego del incidente ocurrido el 8 de agosto en la región de Arkhangelsk. No proporcionó más detalles sobre dichas medidas, o lo que los expertos miden o han encontrado.

Las autoridades rusas han dado información contradictoria sobre lo que sucedió. Varias personas fallecieron y otras resultaron heridas, aunque se desconoce la cantidad exacta. En la zona afectada los niveles de radiación aumentaron ligeramente.

MACRON LE TIENDE MANO

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, mantuvo ayer un encuentro con su homólogo ruso, Vladímir Putin, para acercar posturas una semana antes de la cumbre del G7, de la que Rusia fue excluida en 2014 tras la anexión ilegal de Crimea.

“Rusia es europea. Creemos en esta Europa que va de Lisboa a Vladivostok. Debemos reinventar una arquitectura de seguridad y confianza entre la Unión Europea y Rusia, y Francia tiene un rol que desempeñar”, dijo Macron tras la reunión en el Fuerte de Brégançon, residencia de  los jefes de Estado franceses.