Alto a los abusos. Desde ayer quedaron prohibidos en Coahuila los métodos violentos de disciplina contra niños. ARCHIVO
Reforman diputados Ley para la Familia, para protección de la niñez

El Congreso del Estado prohibió los castigos corporales como una forma de corrección disciplinaria de los padres, o quienes ejerzan la patria protestad, de niños y adolescentes en el Estado.

Los diputados locales dictaminaron ayer una iniciativa de reforma al artículo 648 de la Ley para la Familia de Coahuila, que fue presentada recientemente por el diputado local del PRI, Jaime Bueno Zertuche, y que busca adecuar las leyes en el Estado a normas internacionales en materia de protección a la niñez.

Pese a que la Ley del Sistema Estatal para la Garantía de los Derechos Humanos de Niños y Niñas del Estado ya establece la obligación de que, quienes tienen trato con ellos, se abstengan de ejercer cualquier tipo de violencia en su contra, Bueno Zertuche dijo que es necesario que todas las leyes en la materia tengan la disposición específica.

“Esta reforma es con la finalidad de asegurar un ambiente de crianza libre de todo tipo de métodos disciplinarios violentos que atenten en contra de su integridad personal”, señala la exposición de motivos de la propuesta original.

La comisión dictaminadora de la iniciativa consideró procedente la misma, pues afirman que si bien los padres o tutores tienen el derecho de educar o corregir a sus hijos, bajo ninguna circunstancia se pueden utilizar actos de violencia contra ellos, pues se vulnera su dignidad humana y el derecho a la protección de su integridad.

“Las personas que ejerzan la patria potestad, guarda y custodia, o tutela de niñas, niños o adolescentes, no les podrán infligir castigo corporal alguno que atente contra la dignidad humana, como forma de corrección disciplinaria”, se aprobó agregar al artículo 648 de la Ley para la Familia de Coahuila.

NO MÁS GOLPES

En Coahuila, 5 de cada 10 niños ha sufrido algún tipo de maltrato en el hogar.

En México (cifras de la Unicef), al menos 6 de cada 10 menores de entre 1 y 14 años han experimentado algún método violento como disciplina infantil en sus hogares.

Uno de cada 15 niños y niñas ha recibido alguna forma de castigo físico severo: jalones de orejas, bofetadas, manotazos o golpes fuertes, como método de disciplina.

La escuela y la vía pública son 2 entornos donde suceden 8 de cada 10 agresiones contra niñas, niños y adolescentes entre 10 y 17 años