Les quiero compartir información para ser conscientes en el daño que podemos hacer si tomamos la decisión de regalar una mascota en navidad. Duele saber que más del 30% de los animales que se regalan en estas fechas son abandonados o cedidos meses después. Por favor no contribuyamos a esta cifra y no compremos ni regalemos mascotas.

Un animal no es un juguete que se tira cuando te cansas o está viejo, es un ser vivo que necesita muchos cuidados y un dueño responsable. Un fiel compañero que te acompañará durante toda su vida.

Tener una mascota es una decisión muy personal que debe ser meditada y consensuada por toda la familia para repartir las obligaciones y responsabilidades. 

Estos son los aspectos importantes que debemos considerar antes de pensar en regalar a una mascota: 

¿Realmente la persona quiere una mascota? Primero debemos saber si la persona que va a recibir al nuevo compañero lo desee realmente. Es una gran responsabilidad y, por lo tanto, debemos saber si esa persona está dispuesta a hacerse cargo de la mascota durante toda su vida.

¿Tiene tiempo para atenderla? Una mascota requiere cuidados y atenciones, alimentarla adecuadamente, ocuparse de su aseo, de una buena atención sanitaria... Es decir, hay que dedicarle tiempo, jugar con ella, pasearla y educarla, detalles que requieren paciencia y tiempo.

¿Puede permitirse el gasto? Otro factor importante a tener en cuenta es el económico, ya que mantener a una mascota supone un gasto en vacunas, visitas al veterinario, alimentación y otros cuidados.

¿Dónde vive? Es fundamental saber dónde vive el futuro dueño de la mascota. Si vive en una casa con mucho espacio, podemos regalarle un perro mediano o grande, si vive en un espacio pequeño, tendremos que elegir una mascota adecuada.

¿Hay personas alérgicas en su casa? Esta condición es determinante a la hora de elegir tener mascota.

¿Sabes si le gusta? No tiene sentido regalarle una mascota a personas que no les agradan los animales.

¿Qué necesidades tiene? Otro factor que nos puede ayudar a tomar esta importante decisión son las necesidades de la persona a quien va ir dirigido el regalo. Si es un anciano, seguro que agradece la compañía de una mascota, pero tendrá que ser un animal que no requiera demasiados cuidados. Para un niño, por ejemplo, podemos elegir uno simpático y juguetón, que le dé energía y le aporte optimismo.

¿Y si los niños piden una mascota?
Los pequeños de la casa suelen ser los grandes demandantes de mascotas. Sin embargo, regalarle una mascota es una decisión que hay que meditar seriamente.

Por un lado, hay que educar previamente al niño para enseñarle que una mascota no es un juguete, sino un ser vivo que tiene sus necesidades, que exige un gran esfuerzo y dedicación. El niño debe aprender a cuidarlo y a cumplir ciertas obligaciones para con su nuevo amigo. No obstante, no se podrá encargar de todo, así que los padres también tendrán que estar dispuestos a encargarse del animal en aquellas situaciones en las que su hijo no pueda hacerlo. Hay que asegurarse de que tanto el niño como los padres se responsabilizarán de la nueva mascota.

Así que ya lo sabemos, durante estas fechas, ¡no regalemos animales sin haberlo consultado antes!

Algunos padres de familia, abuelos, tíos, padrinos, etc.  Buscan que los pequeños aprendan a ser responsables con los  cuidados de las mascotas, sin embargo, hay niños que no les gustan y es mejor buscar otro “método educativo”. 

No abandonemos a los amigos más fieles y nobles simplemente porque nos aburrimos de ellos, crecieron de más, o son inquietos y juguetones.

Ellos son parte de la familia una vez que llegan a nuestros hogares y solo se dedican a darnos amor.

Les presento a Blue, él esta esperando un hogar para ofrecerle todo su amor, si gustas adoptarlo puedes escribir en nuestras redes sociales Brigada Rescate Saltillo.

Dios siempre nos envía ángeles a nuestras vidas… Cuando se le acaban las alas, les pone colitas y patitas.

Adopta NO compres ¡Juntos dejamos Huella!