Foto:Especial
Si eres de los papás que batallan para que sus hijos coman más saludable, sigue leyendo... Este artículo lo hicimos pensando en ti y este es el momento ideal para ponerlo en práctica

Probablemente te has preguntado, ¿qué hago para que mi hijo coma verduras? Esta es la pregunta que se hacen muchas familias. Y hay padres que sienten hasta frustración porque sus hijos no comen frutas, verduras y le hacen el feo a las hortalizas.

Parte fundamental de nuestra alimentación son las verduras, hortalizas y frutas. Y aunque pocas familias las consumen diariamente, somos los papás quienes tenemos que predicar con el ejemplo nosotros somos su referente en la vida y también a la hora de comer.

Probablemente te has preguntado, ¿qué hago para que mi hijo coma verduras? Esta es la pregunta que se hacen muchas familias. Y hay padres que sienten hasta frustración porque sus hijos no comen frutas, verduras y le hacen el feo a las hortalizas.

Parte fundamental de nuestra alimentación son las verduras-hortalizas y frutas. Y aunque pocas familias las consumen diariamente, somos los papás quienes tenemos que predicar con el ejemplo nosotros somos su referente en la vida y también a la hora de comer. La mejor manera de crearles unos hábitos alimentarios sanos es con el ejemplo.

Aunque cada niño es diferente, no asumamos que no van a comer estos ingredientes esenciales en la alimentación, pueden y deben hacerlo. Aquí te ofrecemos algunas ideas para que tus hijos modifiquen sus hábitos alimentarios.

 

Recomendaciones

Coman juntos… siempre que sea posible. Debemos buscar que una de las comidas podamos hacerla en familia.

No los obligues a comer, respeta su tiempo. Poco a poco se animarán a probar alimentos nuevos y ver como algo normal el hecho de que formen parte de la alimentación familiar.

Debemos tener claro que nuestros gustos no son los suyos, por eso hay que darles a probar más opciones. Siempre saludables.

Hazlos parte de la compra a la hora de surtir la despensa. –Ahora no, cuando pase la cuarentena- Cuando concluya el confinamiento temporal, primero hagan en casa, juntos, la lista de la compra para que se sientan vinculados y luego que vayan contigo y aprendan a escoger la fruta y verdura.

Dale vida a los platos, llénalos de color con verduras u hortalizas y frutas aunque sea solo como decoración; unos tomates cherry con rodajas de pepino, dados de melón a manera de ladrillos, zanahoria rallada como pelo para hacer un muñeco… Tu creatividad es el límite.

Echa mano de la técnica de las 3P  

Se trata de una forma de motivarnos a todos, a adultos y niños, a probar y comer verduras, hortalizas y frutas.

PRESENTES: Ver los alimentos motiva a probarlos, si tenemos a mano una fruta apetitosa o un plato decorado con verduras siempre tendremos la posibilidad de comerlo… Pero nunca debemos obligar a hacerlo.

PEQUEÑAS: No te preocupes tanto por la cantidad sino por el hecho de comerlas o probarlas. Incorpora siempre la mitad de lo que crees que podría comerse.

PRECIOSAS: Una presentación llamativa siempre motivará mucho más a probar.

Y va una P extra, especialmente para que ti que lees esto:

PERSONALIZA: comienza usando la verdura, hortaliza o fruta que le gusta a tu hijo. E Intenten consumirlas en cada comida.

Te dejamos unas sugerencias:

Añade en el desayuno: tomate rallado, fresas troceadas, bolitas de sandía, tiras de zanahoria…

Haz en la comida: gazpacho con pepino picado, o qué tal champiñones con queso…

Cena: Chips de berenjena (rodajas finitas con aceite de oliva virgen extra asadas en el horno), o  fruta de temporada con un toque de miel y canela en polvo…