120 ASISTENTES SE CONTABILIZARON EN EL EVENTO. Foto: Vanguardia/MARCO MEDINA
Decenas de personas asistieron el pasado viernes al pequeño Festival SLW Nunca Muere, en donde bandas entrañables como LQDM (Los Quehaceres de Mamá) o Playskull regresaron con sus éxitos de antaño para todo el público

El talento local en Saltillo cada día crece más y más, así como las oportunidades para que se presenten en todo tipo de escenarios que con el tiempo podrían catapultarlos a las grandes ligas de la música. En la capital coahuilense, la escena musical destaca por el rock, el género vio nacer hace muchos años a agrupaciones como LQDM (Los Quehaceres de Mamá) o Playskull que llegar a sonar a nivel nacional.

Ahora, bandas como Bestia María, Fied Cats, Into the Sea y Los Nietos de Agustina siguen la tradición saltillense, y buscan unirse con sus raíces para darle lo mejor del rock al público que siempre los ha apoyado. Así inició el Festival SLW Nunca Muere, un evento único que se llevó a cabo el pasado viernes en La Vaca Pinta sobre el Boulevard Váldez Sánchez.

Minutos después de las 20:40 horas, las primeras bandas comenzaron a salir al escenario, el lugar iba de acuerdo a la temática del show, un salón subterráneo con las paredes llenas de grafitis y algunos sillones y sillas para la comodidad de algunos asistentes, en donde la cerveza era el principal motor para brincar y gritar de emoción. 

Los Nietos de Agustina fueron los primeros en tocar, con sus temas “Brindo con los míos” y “Punto de Partida” la fiesta comenzó para todo los asistentes, que para entonces ya superaban la centena. Alrededor de las 22:00 horas llegó el invitado de honor, Mutant Beans originarios de Ensenada, Baja California agradecieron la invitación al espectáculo saltillense, y con sus clásicos “Mutantfetamina” y “Detonador Mental”, la gente no paraba de brincar.

“Hace 5 años que no veníamos a Saltillo, gracias por invitarnos. La neta gracias por apoyar la escena musical, estamos muy agradecidos y vamos a gritar”, agregó el vocalista de la agrupación.

FIELES A LA TRADICIÓN

Entrada la noche, Playskull salió al escenario con lo mejor de su repertorio, tras al menos 20 años de no presentarse en Saltillo, su presentación se convirtió en el highlight del SLW Nunca Muere, un reencuentro para todos con sus recuerdos y viejos amigos. LQDM (Los Quehaceres de Mamá) hizo su gran aparición a la media noche, en donde presentaron nuevos temas y algunos inéditos que tenían guardados.

Julen, el exvocalista de Mosca Funk, también estuvo presente, y se aventuró a interpretar algunas canciones con LQDM. Mientras tanto La Vaca Pinta recibía a más y más fanáticos del rock, recordando que hace muchos años, este era un lugar por el pasaron muchas bandas saltillenses, pero no solo eso, sino agrupaciones nacionales e internacionales también subieron a su escenario.

Para cerrar con broche de oro, Bestia María salió al escenario rumbo a la 1:30 de la mañana, la banda conformada por César Ramírez (voz), Héctor Cuéllar (guitarra), Víctor Cerecero (guitarra), Eduadro Gómez (batería) y Checo González (bajo), recientemente se presentó en el Force Metal Fest, convirtiéndose en la única agrupación saltillense en acudir al encuentro metalero. Por ello, los Bestia se entregaron con gran energía en la Vaca Pinta, donde sus canciones “Escala de Grises” e “Imperior” fueron un eterno agradecimiento a todos los asistentes que atendieron al llamado de la escena local.

EL DATO:
> Estas agrupaciones desean que el rock esté presente en su ciudad y sobre todo que se cree una avanzada, como pasó en la década de los noventa en Monterrey con la famosa “avanzada regia”.