Raíces étnicas. Es lo que evoca la música del grupo, aunque con un toque contemporáneo. | Foto: Francisco Rodríguez
La música del conjunto reúne trompetas, batería, saxofón, teclado, bajo, guitarras y voz

Torreón.- Nomadic Massive, un grupo de hip hop canadiense, celebró el amor y la multiculturalidad con un concierto que enamoró a un pequeño público que se dio cita en la Plaza Mayor de Torreón.

El súper grupo independiente pisó por primera vez tierras mexicanas y lo hizo en el marco del Festival Julio Torri en tierras laguneras. Sus 11 integrantes, cuatro de ellos vocalistas, contagiaron con sus voces a un público que conocía poco de la agrupación pero que terminó aplaudiendo cada canción.

“Nuestra primera vez en México, primera vez en Torreón; estuvimos por la calle conociendo a la gente”, comentó Lou Piensa, el único de los vocalistas que hablaba en español.

Nomadic Massive mezcla ritmos afrolatinos con el rap y hip hop, y sus letras van del francés, al inglés, árabe y español, en una celebración global de los sonidos. Sus ensambles son acompañados de trompetas, batería, saxofón, teclado, bajo y guitarras, una música que evoca a las raíces étnicas con un toque de contemporaneidad.

“Venimos a Torreón para peace and love, peace and love”, cantó Tali Taliwah, lo que arrancó varios “peace and love” por parte de la gente.

“¿Levante la mano si conocían a Nomadic Massive?”, preguntó Lou y apenas unos cinco o seis alzaron la mano. “Necesitamos su ayuda con el coro”, les pidió. Y la gente comenzó a alumbrar con sus celulares.

La agrupación preguntó a los presentes cómo estaban en inglés, español y francés. “¿Quién habla francés?”, preguntaron y algunos levantaron la mano.

“Ya forman parte de la familia Nomadic Massive; levanten la mano si están de acuerdo”, consultó la agrupación y la gente gritó que sí. Más tarde pidieron que la gente se acercara para que bailaran y saltaran.

Al final, cuando Nomadic Massive pidió a la gente que acercara al escenario, unas cincuenta personas, grandes y chicos, llegaron hasta las vallas para cantar y pedir más canciones del grupo. Los cantantes se bajaron del estrado y comenzaron a cantar y bailar con la gente, lo que provocó que se fundieran en ese sonido multicultural.