Foto: Tomada de Internet
En seis meses y medio del sexenio de Andrés Manuel López Obrador al menos 24 jóvenes estudiantes de preparatoria y universidad han sido asesinados

“Eres estudiantehijo, hermano […] Sales de tu casa y ya no regresas. En serio… Ya basta. Merecemos regresar”, son algunas de las frases que destacan en un video difundido en redes sociales donde jóvenes claman por seguridad, paz y exigen justicia tras el secuestro y asesinato del estudiante de Mercadotecnia de la Universidad del Pedregal, Norberto Ronquillo Hernández, el último caso de al menos una veintena de alumnos de universidad y bachilleraro asesinados en el país durante el actual sexenio.

Un recuento realizado por SinEmbargo, con base en reportes de prensa, permite establecer que al menos 21 estudiantes, entre universitarios y alumnos de educación media superior, tuvieron una muerte violenta en diversos estados de la República Mexicana en lo que va de este 2019, pero si se considera el mes de diciembre –cuando AMLO tomó posesión de la Presidencia– en lo que va de la presente administración federal se acumulan 24 casos. La mayoría, 20 casos, son homicidios confirmados y uno más es un presunto suicidio, que familiares de la víctima han puesto en duda ante las autoridades correspondientes.

Así, el número de preparatorianos y universitarios asesinados en lo que va del sexenio de López Obrador equivaldría a llenar un salón de clases.

Sólo en la Universidad Autónoma de México (UNAM) y sus diversos planteles se han registraron 10 agresiones durante el 2019, de las cuales, 5 son desapariciones, 3 feminicidios y 2 homicidios, según ha documentado el colectivo activista estudiantil “Nos Hacen Falta”.

 
 

Aarón Andrade, integrante del colectivo y alumno de la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de México (UNAM), reiteró a SinEmbargo que la comunidad estudiantil está preocupada e indignada porque la violencia sigue al alza, pero también por la evidente incapacidad de las autoridades.

“A nuestro sentimiento de mucha rabia e indignación – ante toda esta ola violenta con estudiantes y porque el Estado y las instituciones han reproducido la mecánica de impunidad y de corrupción– yo agregaría que también sentimos mucho dolor e impotencia de que la comunidad estudiantil no haya podido organizar un movimiento capaz de contrarrestar esta ola de violencia”, dijo el joven.

La racha de asesinatos a jóvenes estudiantes en México –que han generado impacto– ha venido arrastrándose desde años anteriores. “Nos Hacen Falta” ha registrado al menos 76 agresiones sólo a estudiantes de la UNAM desde el 2002 a la fecha: 28 son feminicidios, 11 desapariciones y 36 homicidios.

El año pasado trascendieron al menos 38 casos entre homicidios y feminicidios contra estudiantes con impacto mediático en todo el país, entre ellos el de Javier Salomón Aceves Gastélum, Daniel Díaz y Marco Ávalos, estudiantes de cine que fueron desaparecidos en el municipio de Tonalá, Jalisco, y posteriormente –de acuerdo con la versión oficial– asesinados y diluidos en ácido por integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El activista universitario destacó que este 2019 ha sido particularmente difícil, “porque la frecuencia con la que se repiten los casos es muy alta”. Pero la violencia no sólo se percibe cada vez más en los alumnos de la UNAM, también en estudiantes de todo el país.

Además, en este año los ataques se realizan en espacios aún más cerrados, pues de los 21 casos, al menos dos se perpetraron dentro de instituciones educativas. Uno de ellos, el asesinato de Nayeli Noemí, se dio dentro del campus de la Universidad Autónoma de Zacatecas, y otro más es el asesinato de la jovencita Aideé Mendoza, quien fue perdió la vida de un balazo mientras tomaba clases en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Oriente, en la Ciudad de México.

Aarón Andrade detalló que en lo que concierne la comunidad Puma, el 2018 ha sido el más violento: en 2017 se registraron en total 15 ataques a estudiantes; en 2018, un total de 18 casos, y en 2019 van 11 “y todavía no vamos ni a la mitad del año. Justo el mes pasado fue uno de los más violentos para la comunidad universitaria”, destacó.

“Nuestra lectura es que por un lado han aumentado los procesos de violencia, pero pareciera en el discurso oficial se hace muy visible este proceso de violencia y nosotros sentimos que es para generar un clima de inseguridad y de terror social dentro de la comunidad estudiantil”, explicó el integrante del colectivo “Nos Hacen Falta”.

LOS CASOS EN 2019

UNO EN JUNIO:

Norberto Ronquillo Hernández, de 22 años, estudiaba Mercadotecnia Internacional en la Universidad del Pedregal. Le faltaban pocos días para su graduación cuando fue secuestrado, el pasado 4 de junio, luego de salir de su escuela. Pese a que la familia pagó el rescate, los plagiaros no regresaron al joven.

Desde el 6 de junio pasado, familiares y amigos lanzaron una intensa campaña bajo el hashtag #NosFaltaNorberto en el que exigían su pronta aparición. Fue la madrugada de este 10 de junio cuando localizaron el cuerpo sin vida en la Alcaldía de Xochimilco.

Norelia Hernández, la madre, se ha unido al clamor de miles de madres que exigen paz y un alto a la violencia.

“Esto tiene que parar, porque este dolor yo no se lo deseo a nadie, a nadie, yo no tengo enemigos, uno solo, pero si los tuviera, en verdad, no no se lo desearía ni a ellos”, dijo apenas este martes en rueda de prensa.

MAYO: EL MÁS VIOLENTO

Mayo ha sido el mes más violentos para los universitarios en 2019. Al menos siete estudiantes fueron víctimas de homicidio doloroso. Además, destaca que al menos tres de las víctimas, también eran deportistas destacados o de buen rendimiento.

–Ámbar Dolores Vásquez, 20 años, atleta de alto rendimiento de la disciplina de taekwondo, cursaba sexto cuatrimestre de arquitectura en la Universidad Vizcaya de las Américas. La madrugada del jueves 30 de mayo, fue asesinada y quemada en su departamento de la colonia Ley 57 en Hermosillo, Sonora.

Las primeras versiones indicaban que le arrebataron la vida con un cuchillo en el cuello y su casa fue incendiada.

–Mociel “N”, de 23 años, alumno de Arquitecturade la Universidad Autónoma de Guerrero, fue asesinado a balazos la tarde del 30 de mayo en el exterior de una casa de estudiantes ubicada en la colonia PRI en Chilpancingo, Guerrero.

–Raúl Alexis Yael Torres Castillo, 22 años, estudiaba Derecho en la Facultad de Estudios Superiores Aragón. El 28 de mayo fue asesinado a balazos en la colonia Morelos, Alcaldía Venustiano Carranza. Las primeras investigaciones señalaban que Raúl iba llegando a su casa cuando fue atacado por un hombre que le disparó dos veces y escapó.

–Juan David “N” , es otra de las víctimas que cobró la violencia en el mes pasado. El joven era alumno de la Universidad Tecnológica del Centro de Veracruz y deportista atleta del grupo “Galápagos“.

De acuerdo a información trascendida en redes y El Universal, habría sido secuestrado el jueves 23 de mayo cuando viajaba en su camioneta; cuatro días después fue localizado en un lote baldío de la Comunidad Pueblo de las Flores de Cordova, Veracruz.

–Ingrid Agremis Guevara, 20 años, estudiaba de Psicología de la Universidad Benemérita Autónoma de Puebla (BUAP). El 12 de mayo fue asesinada al interior de su domicilio en Residencial “Allegro”, Lomas de Angelópolis, municipio de San Andrés Cholula, Puebla.

El novio de la chica, identificado como Iker “N”, ha sido detenido como el principal sospechoso. El pasado 3 de junio se llevó a cabo la audiencia inicial de Ricardo Iker, acusado de ser quien golpeó u asfixió a la joven, a quien tapó con cobija y escapó.

–Mariana Leticia Valladares, 22 años, estudiaba en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y también era deportista. La joven formaba parte del equipo de tochito Venados Black. Su cuerpo fue localizado sin vida, con múltiples golpes y con huellas de violencia el 10 de mayo, en el Poblado de Alpuyeca, municipio de Xochitepec.

Dos hombres, Enrique “N”, de 18 años de edad, y un menor de 17 años cuya identidad no ha sido revelada, fueron detenidos en Morelos por su presunta responsabilidad en el feminicidio.

–Alexis Flores Flores, un menor de 16 años, fue muerto a balazos durante un asalto en una unidad transporte público sobre la carretera México-Pachuca, a la altura de San Juan Ixhuatepec cuando iba al paradero de Indios Verdes. El jovencito cursaba el cuarto semestre en el bachillerato en el Plantel Fundación Azteca.

ABRIL: ATAQUES DENTRO DE ESCUELAS

En abril la violencia se coló hasta las aulas de clases. De cinco asesinatos cometidos contra estudiantes en este mes, dos de ellos fueron perpetrados dentro de planteles educativos, tal fue el caso de Aideé Mendoza en la Ciudad de México y Nayeli Nohemi en Zacatecas.

–Aideé Mendoza, alumna del sexto semestre del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), fue asesinada la tarde del 29 de abril mientras tomaba clases de recursamiento de matemáticas en el interior del aula P67 del plantel oriente, ubicado en la Alcaldía de Iztapalapa, Ciudad de México.

Su asesinato generó una fuerte indignación entre la comunidad estudiantil de la UNAM por la inseguridad en la que se han visto envueltos los alumnos, el silencio del director Efraín Peralta, y el “ocultamiento” de algunas de las autoridades académicas durante las primeras horas del hecho violento.

Melany Airam Rivera Colio, de 21 años de edad, alumna estudiante de Odontología de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), fue asesinada el 22 de abril con un arma blanca. De acuerdo a medios locales en Baja California, la joven fue llevada con heridas de gravedad por su ex novio asesinada con arma punzocortante la noche del lunes,

–Nayeli Nohemí, de 22 años, una estudiante de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas, fue muerta a balazos cuando se encontraba en uno de los pasillos de la institución superior, el pasado 11 de abril. De acuerdo con el Fiscal Francisco Murillo – quien se encontraba de visita en la universidad con motivo de una reunión de trabajo con el director del plantel- al parecer, el ataque fue perpetrado por una sola persona, quien ingresó a la institución y le disparó a Nayeli en al menos ocho ocasión.

–La mañana del 8 de abril, Jeremy Mcclesh Luna Gallegos salió de su casa de manera habitual para ir CBTis 39 donde estudiaba en Aguascalientes. Sin embargo, no volvió con vida.

El jovencito desapareció cuando salió de su casa e iba al Plantel. Sus familiares iniciaron una intensa búsqueda, y dos días después, su cuerpo fue localizado suspendido de un árbol. Las autoridades aseguraron que se trató de un suicidio, pero su caso levantó sospechas en la ciudadanía, pues familiares y amigos de la víctima indicaban que el menor tenía golpes.

–Dana Lizeth Lozano Chávez, 18 años, cursaba el segundo semestre de Literatura en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez. La alumna de 18 años fue asesinada la noche del viernes 5 de abril en un parque ubicado en la colonia Progresista de Ciudad Juárez. La Fiscalía Especializada de la Mujer en Chihuahua informó que la joven fue degollada y no presentaba evidencias de agresión sexual.

MARZO: DOS FEMINICIDIOS

–Jenifer Sánchez Domínguez, estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Oriente, desapareció el 20 de marzo en la avenida Canal de San Juan, en la colonia Tepalcates. El cuerpo de la bachiller, de tan solo 16 años de edad, fue hallado el pasado 26 de marzo en la alcaldía de Iztapalapa en la Ciudad de México.

Aunque en su momento, las autoridades capitalinas no detallaron las condiciones en que encontraron el cadáver de la chica, la UNAM demandó a las autoridades el “esclarecimiento de los hechos y pide un castigo ejemplar para quien resulte responsable”.

–Paola Guerrero Melendez, de 20 años, era estudiante de Mercadotecnia en la Universidad Politécnica de San Luis Potosí. La joven desapareció la mañana del domingo 10 de marzo. Una semana después, el 17 de marzo, su cuerpo fue localizado sin vida y decapitado a la altura del kilómetro 7.5 del camino a Peñasco en San Luis Potosí, la cabeza de la víctima fue encontrada a unos 50 metros de distancia, en la comunidad de Rinconada, entre los límites de Soledad y Mexquitic de Carmona.

La Universidad Politécnica lamentó los hechos y solicitó a las autoridades el esclarecimiento total de los acontecimientos en los que perdiera la vida la jovencita, informó el medio Pulso de San Luis Potosí.

FEBRERO: TRES VÍCTIMAS

–Rafael Alejandro Romero Córdova, 24 años, estaba por concluir su carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Ciudad de Juárez . La noche del 22 de febrero fue asesinado con un cuchillo tras una presunta pelea afuera de un bar llamado Cervería 19 ubicado en el fraccionamiento Jardines del Lago, en aquella ciudad fronteriza.

El responsable del crimen, José Rodolfo Rivas Navarro fue detenido y vinculado a proceso penal por el delito de homicidio calificado; al poco tiempo después sentenciado a 16 años de prisión, luego que el imputado se apegó a un procedimiento abreviado.

–Nicole Miranda Nacer, 26 años, estudiaba el segundo semestre de la carrera médico veterinario zootecnista en la Universidad Realística de México; su pasión por los animales la tenía esa facultad. Además trabajaba en su propia estética, pues era mamá de dos niños. El pasado 11 de febrero, a joven se encontraba en su estética cuando unos sujetos ingresaron y le dispararon en el pecho durante un asalto. Nicole murió.

–Otra víctima de la violencia es un joven identificado como Aldair “N”, alumno de Derecho en la Universidad Interamericana para el Desarrollo. El joven fue victimado a balazos en asesinado cuando salía del Tribunal de Atención Jurídica Integral que pertenece al Poder Judicial de Guerrero, donde realizaba sus prácticas profesionales, y se dirigía a clases.

–Vanessa Ruth Ruiz Guzmán, de 22 años de edad, cursaba la licenciatura en Nutrición en la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) campus Amecameca. La noche del pasado 1 de febrero abordó una combi de la ruta 85 de transporte público. Iba hacia su casa, pero nunca llegó. La joven de 22 años fue atacada, violada y asesinada en Ozumba, Estado de México. Su cuerpo fue localizado la mañana siguiente gracias a reportes de vecinos.

El presunto responsable, el chofer de la unidad, identificado como Ricardo “N”, fue detenido por las autoridades mexiquenses, según informó días después la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

ENERO: DOS CASOS

–Raciel O. A, es otro de los menores de edad que ha sido víctima de la violencia. Tenía 16 años de edad y era estudiante del Colegio de Bachilleres del Estado de Oaxaca. El 8 de enero fue asesinado a balazos en la colonia 20 de Noviembre en Pinotepa Nacional en la costa de Oaxaca.

–Leslye Leticia Hernández Moreno, estudiante de Comunicación y Cultura de 18 años, fue hallada muerta después de dos meses de búsqueda. La alumna de la UACM desapareció el 10 de noviembre de 2018 cuando iba en su bicicleta color verde en las inmediaciones de la colonia Barrio 18, en Xochimilco.

Medios reportaron que el cuerpo habría sido localizado ayer en una zona pantanosa de Xochimilco. Hasta el momento se desconoce qué ocurrió con la joven y mayores datos sobre las condiciones en qué fue localizado.

DICIEMBRE DE 2018

–Vicente de Jesús Hermosillo Hernández era pasante de Derecho de la Universidad de Guadalajara y desapareció el lunes 17 de diciembre después de quedarse de ver con dos personas que estaban interesada en comprar su vehículo. Nueve días después, la Fiscalía de Jalisco informó que el cadáver del joven fue localizado en un canal en Tlajomulco de Zúñiga, a unos 35 kilómetros de la capital.

La Fiscalía General de Jalisco informó, un día después, que detuvieron a dos personas por su presunta relación con la desaparición y asesinato del joven. Carlos Alberto “N”, de 25 años de edad; y Juan Pablo “N, de 19 años de edad, –quienes habrían citado a Vicente – fueron vinculados a proceso por el asesinato, por su probable participación en la muerte del estudiante universitario.

–Juan Manuel Cedillo García estudiaba el sexto trimestre de Diseño dela Comunicación Gráfica en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) campus Xochimilco. El joven fue asesinado el pasado 15 de diciembre luego de ser atacado en un espacio ubicado en avenida Tláhuac y Las Torres.

–Alan Fernando Alabat Montoya, de 20 años de edad, cursaba el cuarto semestre de la Ingeniería en Mecatrónica del Instituto Tecnológico de Tlalnepantla (Ittla), en Estado de México, quien fue hallado muerto la madrugada del 10 de diciembre, días después de estar desaparecido.

Alan y uno de sus amigos habrían sido detenidos sin motivo alguno y asaltados por policías de Cuautitlán Izcalli en la autopista México-Querétaro, en Cuautitlán Izcalli, quienes los despojaron de sus pertenencias y obligaron a su amigo a darles el NIP de su tarjeta, denunciaron familiares de la víctima. Días después autoridades informaron a sus familiares que el joven fue encontrado sin vida , con huellas de violencia y atropellamiento.