Foto: Tomada de Internet
La conductora habla sobre la amistad y respeto que existe con Montserrat Oliver, de que Salma Hayek le dice que retome la actuación y del serial que prepara con presos

Yolanda Andrade y Montserrat Oliver inician una nueva etapa en ese afán de “entrevistar y platicar” con los famosos, muchos de ellos sus amigos, como Salma Hayek, y otros tantos conocidos que la conductora sinaloense asegura “nos tienen confianza y por eso nos abren la puerta de su casa o bien de sus sentimientos”.

Será a través de Montse y Joe, el programa que estrenarán este lunes por canal U (antes Unicable), con la visita de Diego Boneta y el elenco de la serie de Luis Miguel, que iniciarán la nueva etapa, que, reconoce, la tiene “emocionada”. Aunque después de la experiencia adquirida en las emisiones que ha conducido, desde que empezó con Hijas de la madre Tierra, la labor ya la tiene dominada. No obstante, con su particular franqueza reconoce, a través del auricular: “Pero yo no soy periodista, yo les voy preguntando a cómo se va dando la plática”.

Destaca que su dominio en el arte de preguntar y “saber escuchar es básico en una plática”. Además, prepara un programa de entrevistas con presidiarios que ha titulado Consecuencias con Joe, el cual asegura, “está tan cabrón, que no hallan dónde meterlo”.

¿Qué tendrá esta nueva etapa de su programa, que ahora conoceremos como “Montse y Joe”?

Tú sabes que cuando ves a un artista, por más que digas: ‘Ay, esta vieja me cae gorda, o este no sé qué o lo que sea’, si los ves con nosotras, ves a otra persona. Ves realmente lo que son. Tenemos la fortuna, porque es la confianza, la amistad y todo ese tipo de cosas, porque nosotras no somos periodistas. Pero ahí van relajados, abiertos, a compartir lo que quieren decir o ser. A conocernos un poquito más y por eso se abren muy padre con nosotras, porque nos tienen confianza.

No es fácil ganarse esa confianza, sobre todo de los famosos. ¿A qué atribuyes que ustedes lo han logrado?

Es algo mágico, en los programas que hemos hecho, no ves a una Yolanda diferente. Yo considero mi trabajo como cualquier otro, nunca estoy pensando si soy famosa o no. A mí lo que me suma en mi vida personal es estar bien. Y, de pronto, me doy cuenta de que sí tengo amigos, que son bien famosos y que les ha ido muy bien, pero conmigo, en el día a día, en mi casa, en la de ellos, donde sea, platicamos de otros temas y otras cosas.

La verdad es bien difícil entrevistar a un amigo. Y nosotros lo que hacemos es platicar. ‘¿Cómo estás?, ¿de dónde vienes?, ¿qué has hecho?’ Y así, nunca, Montserrat y yo, tenemos un cuestionario de qué le vamos a preguntar al artista, ni nada de eso.

Entre más amigos son es más difícil preguntar, porque sabemos muchas cosas, y tenemos un respeto de no preguntarles. O antes del programa, les pregunto: ‘¿Oye, cómo te sientes, si te pregunto tal cosa?’ Y ya me dicen: ‘Sí, lo que quieras, nada más no me vayas a preguntar de este cabrón’. Y yo les digo: ‘Pues no te pregunto’.

Bromeo, eso sí, pero nunca con el afán de lastimar, porque a mí no me gustaría que me lo hicieran.

La mancuerna que han hecho Montse y tú, ¿por qué ha durado tantos años?

Es el respeto, Montserrat y yo llevamos 18 años trabajando juntas, 20 años, no como 25, conociéndonos; entonces, es una vida, es mi familia, mis sobrinos le dicen: ‘tía’.

Mi mamá la quiere como una hija. Aunque es normal que un día nos enojemos, es normal que un día ella no me soporte o yo a ella, y nos lo decimos, que es lo peor. Ella me dice: ‘Me caes gorda hoy’. Ella es un ser tranparente y nos conocemos muy bien, por eso no necesitamos ponernos de acuerdo para hacer una entrevista o para entablar una plática.

Ustedes entrevistan a muchas personas, ¿qué consideras que es básico para lograr una buena plática, como tú le llamas?

Saber escuchar, nos hace falta aprender a escuchar a los demás. Y a la gente que trabajamos en este medio nos gusta que nos sorprendan. O sea, si vas a preguntarle a tal persona por su divorcio. ¡Qué hueva! Ya le preguntaste. Mejor le dices: ‘Oye y ahora tu nueva pareja, ¿cómo te gustaría que fuera, cuáles son las características que buscas en alguien?’. No sé, buscas otras cosas que sean diferentes. Yo pregunto de lo que me contesten o de lo que me quieran platicar y de ahí me sigo.

¿Quiénes son sus invitados en el nuevo programa?

Ahorita vamos a hacer dos programas y vamos a tener a Diego Boneta y el elenco de la serie de Luis Miguel, y a futuro me voy a ir a la casa de Salma en Londres, y de otros amigos, pero no solo a la casa, sino la idea es acompañarlos a sus actividades. Por ejemplo, acompañar al artista a la escuela por sus hijos, porque uno cree que son huevones, pero no. Uno dice: ‘Ay, estos huevones no hacen nada’, pero sí hacen, más los que tienen hijos; de hecho, tienen una vida bastante parecida a la de cualquier persona que no se dedica al medio. Y eso los aterriza.

¿Fue buena decisión tomar el camino de la conducción?, ¿extrañas a la actriz?

Puede que sí, a veces sí y  a veces no. Salma (Hayek) me insiste mucho en eso de que actúe, pero yo ahorita como que no tengo ganas, como que no he encontrado ese personaje que sea un reto para mí. Pero tiempo al tiempo.

Ahorita estoy con esto, con Montse y Joe, y estoy haciendo otro programa que se llama Consecuencias con Joe, en el que me voy a la cárcel y estoy buscando historias, que ahí hay un montón y bien fuertes, de toda esa gente que está encerrada ahí o que va a estar 15 o 20 años o toda su vida por emociones equivocadas, por errores cometidos, que se pagan muy caro, y que yo quise compartir. Ellos me dieron la oportunidad.

En el programa platico con ellos y así sin ser una periodista, como Adela Micha, que es mi amiga, la amo y la admiro, ojalá tuviera su inteligencia y su capacidad. Pero aquí es Yolanda. Y les pregunto: ‘Y tú, por qué estás aquí?, ¿qué hiciste?, ¿estás arrepentido? y ¿qué mensaje le das a la familia de la persona que mataste? o ¿tú por qué lo secuestraste? ¿tú por qué tal cosa?, y otro que mató a su esposa.

¡Nombre! Son muchas cosas y muchas historias, está bien cabrón,  y es muy diferente hacer eso, que preguntar por tu nuevo disco.

¿Cómo surge el programa?, ¿desde cuándo lo estás haciendo?

Pues lo estoy haciendo poco a poco, voy a hacer 10 programas, no los he terminado, porque hay que editar y todo ese rollo… es más, te lo juro que si los pasas así corridito, sin editar, estaría buenísimo.

Pero sí lo tengo que editar, hacerlo más corto, porque en unas entrevistas me tardé más que en otras. Y ha sido una experiencia emocional muy importante, porque si a una persona de todos los miles que lo van a ver, le cae el veinte, y dice: ‘Yo no quiero esto o yo no estoy exento para estar en eso o voy a tener más cuidado al manejar pedo o voy a tener más cuidado en mis emociones o en mis celos, porque puedo ocasionarle la muerte a mi pareja y no es pa tanto’, entonces, yo me sentiré contenta.

¿Es una idea tuya este programa?

Sí, es una idea mía, y la produce Julio Polanco y Raquel Rocha.

¿Es para televisión abierta, restringida o dónde se va a transmitir?

Te voy a ser sincera, el programa está tan cabrón que no saben ni dónde meterlo, está tan cabrón, y está tan fresa la barra en el canal U, donde están, que Las netas…, que Los miembros…, que no sé qué, que después cómo metes el putazo de, ‘y ahora Joe está en la cárcel con fulana de tal, que mató a fulano’.

Yo no sé dónde me van a acomodar, pero si no me voy a MILENIO (risas), porque sí está cabrón. Ahorita no saben dónde meterme, pero tiene que salir al aire, porque ya está casi terminado todo.