En estos días de festividades decembrinas se suele vislumbrar cómo será el próximo año, en ese tenor siempre se aspira a tener un mejor nuevo año.

Sin embargo, por los visos que existen hasta ahora para 2018, no se percibe que vaya a haber una mejoría en la macroeconomía, lo que generaría que la economía particular de cada uno de nosotros pueda resultar afectada.

O por lo menos esa es la visión que desliza el Banco de México (Banxico) en torno a la inflación que se espera para los próximos 12 meses.

Este 2017 será recordado por el espiral inflacionario que no pudo ser controlado por las autoridades en materia económica. El momento en que se salió de control este indicador.  

El Banxico –en cuyo mandato se estipula que una de sus funciones será mantener una estabilidad en esta materia- ha adelantado que este año se cerrará con una inflación superior al 6.63 por ciento, una cifra lejana al 3 por ciento que se considera como la meta.

En las últimas semanas, VANGUARDIA ha reportado en estas páginas la variación en los precios de los combustibles, en especial la gasolina y el gas LP, los cuales han sido de los principales factores para el aumento en la inflación.

Diversas encuestas colocan a la economía como una de las principales preocupaciones de los mexicanos, el rol que había adoptado Banxico en la etapa de Agustín Carstens, generó que la palabra crisis se fuera diluyendo en el imaginario popular, ya que la labor –según han dicho expertos- había sido la correcta.

De no controlarse este indicador, el poder adquisitivo de las familias mexicanas puede seguir anquilosándose, lo que podría impactar en el mercado interno, que ha sido el gran motor de la economía mexicana en los últimos tiempos.

Además de esta visión de Banxico, hay que agregar también la posición que ocupa la moneda mexicana entre las principales divisas del mundo.

Según cifras de Bloomberg, una de las principales agencias noticiosas de finanzas, el peso ha sido la moneda que mayor depreciación frente al dólar ha tenido durante diciembre.

La moneda mexicana ha tenido un año de altibajos, producto de la falta de certeza que se generó con la llegada de Donald Trump a la Presidencia de EU.

En este clima de nubarrones en la economía nacional, no puede dejarse de lado que en 2018, el gobierno mexicano deberá concluir con la renegociación del Tratado de Libre Comercio junto a Estados Unidos y Canadá.

Los meses de incertidumbre por esta decisión pueden volverse un ingrediente que también afecte. Preparémonos para sortear un nuevo tobogán.