Apoyo. Durante su intervención, Rousseff fue interrumpida por aplausos de parte de la audiencia y gritos de “Lula, libre”. / AP
Lucharán para que el exmandatario sea aspirante a la presidencia

MADRID.- La expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, insistió este martes en que el exmandatario Luiz Inácio Lula de Silva es “inocente” y dijo que el Partido de los Trabajadores (PT) luchará y llegará a “todas las instancias jurídicas” para que pueda mantenerse como candidato en las elecciones presidenciales de octubre próximo.

En una conferencia-coloquio pronunciada en Casa de América de Madrid, Rousseff pidió la “solidaridad internacional” para defender al izquierdista Lula, encarcelado desde el sábado por una condena de 12 años en segunda instancia por corrupción pasiva y lavado de dinero.

“Nuestro candidato sigue siendo Lula, es una cuestión de justicia, es inocente, y si quieren sacarlo de la carrera electoral deberán ser ellos con sus métodos”, dijo la heredera política de Lula en alusión a quienes promovieron su condena y encarcelamiento.

Rousseff vinculó su destitución como presidenta en 2016, debido a unas irregularidades en las cuentas públicas, y el caso de Lula a un “golpe parlamentario y mediático” en Brasil.
Auguró que Brasil no saldrá de esta situación sin elecciones, pero siempre que se respeten los resultados, al tiempo que negó que exista un clima para un golpe militar en el país.

Rousseff, que intervino en un acto organizado por la Cátedra de Estudios Iberoamericanos de la Universidad Carlos III y Casa de América, fue interrumpida varias veces por aplausos de parte de la audiencia y gritos de “Lula, libre”.

Es una cuestión de justicia, es inocente, y si quieren sacarlo de la carrera electoral deberán ser ellos con sus métodos”
Dilma Rousseff, expresidenta de Brasil

El expresidente izquierdista, de 72 años, es el favorito de los sondeos, con una clara ventaja sobre Jair Bolsonaro, diputado ultraderechista y defensor de la dictadura militar (1964-85).
Se podría debatir la modificación de una norma que permite encarcelar a personas condenadas cuando aún disponen de recursos judiciales.

En julio de 2017, el expresidente Lula fue acusado como beneficiario de un apartamento ofrecido por la constructora OAS a cambio de su mediación para obtener contratos con la petrolera estatal Petrobras.

El PT deposita parte de sus esperanzas en este miércoles, cuando el Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil podría debatir una alteración de normas que podría dejar a Lula libre. 

Polémico registro
> En julio de 2017, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva y blanqueo de dinero.
> En enero de 2018, un tribunal de segunda instancia elevó la pena de a 12 años y un mes de reclusión.