Especial
La nueva defensora recibió ayer el documento en el que el extitular de la institución, Luis Raúl González, le informa el estado en el que deja la CNDH
Yo les puedo decir a los mexicanos que recibo la comisión con las manos limpias, porque no tengo nada de qué avergonzarme”.
Rosario Piedra, titular de la CNDH.

CDMX.- Tras la polémica suscitada por su designación como nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra afirmó que su gestión estará regida por la estricta austeridad republicana y que se harán las modificaciones necesarias para estar en congruencia con el mandato de Andrés Manuel López Obrador.

Sobre la polémica en torno a su militancia morenista, la activista social aseguró que ya cumplió con todas las formalidades para estar al frente de la CNDH, y revira a sus críticos: “Estoy muy tranquila”.

“Estoy trabajando ya desde hoy con mi equipo, y muy tranquila. Les puedo decir a los mexicanos que recibo la comisión con las manos limpias”, aseveró en entrevista.

El pasado jueves, El Gran Diario de México publicó que el nombramiento de Piedra Ibarra generó críticas en su legalidad por no cumplir con los requisitos que establece la ley, pues para este cargo no se debe haber desempeñado ningún puesto de dirección nacional o estatal en algún partido político en el último año antes de su designación, pero hasta el pasado jueves ella era consejera nacional y estatal de Morena.

Ayer, Piedra Ibarra realizó, junto al expresidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, el protocolo para recibir el acta entrega-recepción, documento que proporciona el funcionario saliente al entrante, en el que informa el estado del organismo defensor.

Puntualizó que ella siempre ha estado a favor y en defensa de los derechos humanos desde distintos ángulos, pues siempre caminó de la mano de su madre, Rosario Ibarra de Piedra. Sobre los legisladores y sectores inconformes con su designación, señala: “Respeto su opinión y no los juzgo”.

Al preguntarle si ya es un hecho que sea la nueva titular de la CNDH, respondió: “Sí, totalmente. De hecho ya estoy trabajando con mi equipo. El horario de la oficina es de lunes a viernes, y ahorita sólo está la gente de guardia en el edificio, pero los titulares no sabemos de horarios: debemos estar al pendiente todo el tiempo”.

Aclaró que las dudas acerca de su legitimidad en el cargo quedaron esclarecidas.

“Eso quedó resuelto, porque nunca hubo problema, porque no era impedimento cuando hice mi comparecencia ante las comisiones del Senado. Les dije que militaba en Morena, que había sido candidata. En fin, también ocupe un cargo de dirección de 2012 a 2015; o sea, ya había pasado ese plazo de un año, de hecho, en mi caso, fueron cuatro, y todo eso lo puse, porque no tengo nada de qué avergonzarme, y en la convocatoria no había impedimento y puse que fui consejera nacional del partido. Andan manejando cosas que no son ciertas”, aseguró

Añadió que su información fue verificada por las comisiones: “Se revisa toda la información que entregan los aspirantes por las comisiones. Fuimos 57 aspirantes los que quedamos, 45 hombres y 12 mujeres, hasta elegir la terna final, y no hubo nada, nunca hubo problema, eso fue hasta después. Yo respeto lo que digan los que quieran opinar, no juzgo, pero las aclaraciones... Creo que ya no me compete a mí aclararlo. Los senadores serían los que tendrían que responder”.