Ilustración: Alejandro Medina
Las reuniones con tu círculo cercano tendrán cambios importantes, aquí algunas ideas de lo que se modificará

Por: JENNIFER STEINHAUER

Aunque los estados ya empiezan a reactivarse y en algunos lugares los restaurantes han vuelto a atender clientes dentro de sus instalaciones, recibir visitas al interior de tu casa, por breves que sean, sigue siendo una mala idea según los expertos. Reunirse al aire libre —sobre mantas separadas entre sí en un parque o en la terraza, el pórtico delantero o el jardín de tu casa— es la manera correcta.

“Gran parte de la opinión de la comunidad médica ha estado variando de la orden binaria y de línea dura de quedarse en casa a algo más continuo, con énfasis en la reducción de daños”, afirmó Jasmine Marcelin, directora médica asociada de gestión de antimicrobianos del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, en Omaha.

Con una planificación cuidadosa, una actitud cautelosa y un poco de diseño creativo, es posible reunirse con un pequeño número de amigos y familiares.

A continuación, algunos lineamientos fundamentales a seguir.

SALIR DE CASA

“Estar al aire libre es realmente fundamental”, afirmó Lindsey Leininger, investigadora de políticas sanitarias y profesora clínica de la Escuela de Negocios Tuck de la Universidad Dartmouth. “Sabemos que estar en un lugar cerrado puede ser un factor de riesgo para que algo salga bastante mal”, incluso con pocos invitados.

Reunirse en casa o en un parque puede ser más seguro que comer al aire libre en algún restaurante, porque eres responsable de tu propio distanciamiento y puedes controlar en todo momento quien toca los alimentos, platos y cubiertos.

¿Extrañas la “hora feliz” con tus colegas? Prepara dos cócteles en casa, guárdalos en el termo refrigerante más potente que tengas y pídele a un amigo que vaya a tu casa con su propio vaso o copa. Sírvete tu bebida, dile a tu amigo que coloque el otro vaso a 2 metros, llénalo y regresa a tu lugar. Brinda por tu ingenio.

La convivencia con otras personas es la habilidad más necesitada en este mundo. Con ella, no hay límite en lo que las personas pueden hacer”.
Earl Nightingale, orador y autor de radio estadounidense.

LA DISTANCIA LO ES TODO

Si planeas recibir un grupo más grande, saca tu cinta métrica y asegúrate de que tus sillas estén al menos a 2 metros de distancia. No coloques mesas compartidas entre ellas. Si tienes un espacio al aire libre lo suficientemente grande para varias mesas, distribúyelas como corresponde y reúne en una misma mesa solo a quienes hayan estado viviendo juntos durante la cuarentena. Marca el espacio de cada grupo con calcomanías creativas en el piso u otros objetos. “Posiciona macetas u otras señalizaciones entre las mesas para que la separación quede clara”, sugirió Jennifer Collins, directora ejecutiva de JDC Events, una agencia de planeación de eventos en Silver Spring, Maryland.

“Puede haber otros toques especiales como flores y mantelería para adornar las mesas”, añadió Collins. Entre sus sugerencias destacan que debe haber una papelera donde los invitados puedan botar la basura para que el anfitrión no tenga que tocarla. Los invitados deben usar cubrebocas todo el tiempo, menos al momento de comer. El anfitrión debe tener algunos cubrebocas adicionales por si acaso alguien llega sin uno.

La comunidad se estanca sin el impulso del individuo. El impulso muere sin la simpatía de la comunidad”.
William James, filósofo y psicologo estadounidense.

TODOS DEBEN TRAER 
SU PROPIA COMIDA

Los expertos están de acuerdo en este punto: todos deben traer su propia comida, platos, cubiertos, vasos (o papel y utensilios de plástico, preferiblemente biodegradables para reducir el desperdicio) y bebidas, incluyendo las alcohólicas. “Esto debería incluir también los condimentos”, afirmó Collins. “Sería genial también que cada mesa tuviera su propio desinfectante de manos”. Quizá te sientas como un mal anfitrión —tu trabajo es preparar una hermosa fiesta— pero todos aceptarán la nueva normalidad.

SI QUIERES COMPARTIR, 
USA LA PARRILLA

“Las papitas y las salsas son una terrible idea”, afirmó Leininger, de la Escuela de Negocios Tuck. Lo mismo aplica para cualquier idea de hacer una gran lasaña y dejar que los invitados se sirvan. “Si alguien respira sobre la lasaña y todos se enferman por eso, te sentirías terrible como anfitrión”, dijo Leininger.
De todas formas, “hay grados de riesgo”, afirmó Leininger. “Algo caliente directamente de la parrilla representa el menor de los riesgos”. Si quieres ofrecer comida preparada, las mejores opciones son pescado, carne o salchichas a la parrilla. Haz que tus invitados saquen su ración directamente de la parrilla y se alejen.

NO ENLOQUEZCAS POR EL BAÑO

Si las personas pasan tres horas en tu jardín, lo más probable es que vayan a necesitar usar el baño. Eso ha disuadido a muchos anfitriones e invitados potenciales. “La buena noticia es que el baño, con algo de cuidado, no es algo sobre lo que necesites estresarte mucho”, dijo Leininger. “Manda una persona a la vez y pídeles que usen cubrebocas y que se laven muy bien las manos”.
Lo que sea que puedas hacer como anfitrión para promover el lavado de manos es más importante que cualquier otra cosa. Este es el momento para comprar adorables dispensadores de jabón y divertidas toallas decorativas. Organiza las toallas y pídeles a tus invitados que las traigan al cesto de basura afuera. Podría sentirse estresante, “pero esta es principalmente una enfermedad respiratoria”, afirmó Leininger, refiriéndose a que la enfermedad se transmite sobre todo por el aire, no por las superficies. Cada vez que un invitado utilice el baño, podrías limpiar las superficies con desinfectante, solo para estar seguro. 

The New York Times

The New York Times es un periódico publicado en la ciudad de Nueva York y cuyo editor es Arthur Gregg Sulzberger, que se distribuye en los Estados Unidos y muchos otros países. Desde su primer Premio Pulitzer, en 1851, hasta 2018, el periódico lo ha ganado 125 veces.​