Archivo
La dirección del instituto se niega a otorgar las licencias o permiso sindicales a los integrantes de su CEN

El seis de marzo pasado, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) concedió el registro número 7,006 al Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores del Seguro Social (SNDTSS). Sus integrantes destacan que se trata del primer registro de un sindicato en la época de la cuarta transformación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lo cierto es que es la primera organización sindical logró su registro como un sindicato adicional al ya existente en el mismo centro de trabajo, al amparo de los recientes cambios al marco jurídico en el ámbito laboral mexicano que se adecuó en sintonía con el convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo.

Con apenas 30 integrantes, según el Registro de Asociaciones de la Secretaría del Trabajo, la organización, que tiene como secretario general al neurocirujano zacatecano Armando Rosales Torres, obtuvo un registro vigente hasta el 24 de enero del 2015. Sin embargo, a la fecha lleva ya habilitados 20 comités seccionales con alrededor de 5,000 afiliados.

El IMSS tiene 450,000 trabajadores en activo, de los cuales 380,000 son sindicalizados. 

El nuevo sindicato tiene como objetivo afiliar el equivalente a 50% más uno de los trabajadores, con lo cual les daría derecho a negociar el contrato colectivo de trabajo y con ello desplazar al Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), que encabeza Arturo Olivares Cerda, quien ha tenido exclusivamente la representación de los trabajadores en las revisiones contractuales.

De acuerdo con el artículo 388 de la Ley Federal del Trabajo: “Si concurren sindicatos de empresa o industriales o uno y otros, el contrato colectivo de trabajo se celebrará con el que tenga el mayor número de trabajadores dentro de la empresa”.

De la disidencia a una nueva organización
En el 2016 Rosales Torres contendió como candidato a la secretaría general de la sección 29 de Zacatecas del SNTSS, pero no le fue reconocido su triunfo por la dirigencia nacional. Ante esa situación, promovió una demanda, pero aún sigue estancada en la instancia laboral.

Archivo

Posteriormente buscó inscribirse en otro proceso electoral, pero le fue impedido con el argumento de que tenía una sanción sindical, la cual nunca le fue notificada. En los hechos era considerado como disidente del sindicato.

Al quedar fuera de la contienda en noviembre del 2018 decidió, junto con otros trabajadores, buscar la conformación de un sindicato aprovechando el nuevo marco jurídico producto de la reforma laboral recientemente aprobada por el Congreso de la Unión.

La organización tiene ya el reconocimiento de la parte patronal, es decir, del director del IMSS, Germán Martínez Cázares, quien ha dicho que habrá respeto a la libertad sindical.

Empero, según el propio Rosales Torres, a pesar de que ya tienen la toma de nota y el reconocimiento, la dirección del instituto se niega a otorgar las licencias o permiso sindicales a los integrantes de su CEN, con el fin de apartarse de sus actividades laborales normales y “con licencia” desempeñar las funciones sindicales.

"Del seis de marzo a la fecha, el IMSS no nos ha dado lo que nos corresponde por derecho y por obligación, según el Convenio 98 de la OIT. Yo soy secretario general de un sindicato nuevo, pero Germán Martínez no quiere reconocer por ningún motivo que somos un sindicato de la cuarta transformación y que somos un sindicato que merece respeto y que nos debe dar lo que nos toca para la realización del trabajo sindical", expuso en entrevista.

Dijo que si el IMSS otorga el permiso sindical a su comité, en dos meses lograrán afiliar a más de la mitad de los trabajadores de ese instituto. Desde su perspectiva, los trabajadores ahora pertenecientes al SNTSS tienen varios incentivos para abandonar esa organización y sumarte al SNDTSS: las prácticas de nepotismo desde la dirigencia nacional de ese sindicato, la corrupción, el engaño y el terrorismo laboral que implementan desde el sindicato para controlar a los trabajadores.

El líder sindical expresó que ahora, con dos sindicatos, puede haber cambios en el propio sindicato, como buscar que los trabajadores cuenten con los instrumentos para hacer su trabajo.

Explicó que el director no les ha dado el mismo trato que al SNTSS. “Tengo una semana tratando de entablar una nueva conversación con él y no se ha podido dar”.