Foto: Especial
Expertos señalan que en el primer año de un nuevo gobierno la actividad económica suele tener un menor dinamismo; sin embargo, en esta ocasión ha sido más evidente

El arranque del gobierno de Andrés Manuel López Obrador no ha sido favorable para las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), toda vez que en el primer trimestre del año reportaron débiles resultados financieros, producto de la desaceleración económica que se observa desde finales de 2018.

Según información de las empresas que reportan en la BMV, y con base en análisis de especialistas, las empresas que tuvieron resultados por debajo de lo esperado fueron: Alpek, Alfa, Gicsa y Pinfra; en contraste, las emisoras con mejor desempeño fueron Sports World, Alsea, Volaris, Chedraui, La Comer, Femsa, OMA, Walmart y Grupo México.

El área de análisis de Grupo Monex indicó que en las empresas que forman parte del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV se observaron crecimientos a nivel de ventas y flujo operativo (Ebitda, por sus siglas en inglés) de 2.6 y 2.7 por ciento, respectivamente.

Explicó que los crecimientos fueron bajos, a pesar del efecto favorable en Ebitda por cambios contables, ante un menor dinamismo económico tanto a nivel local como internacional.

El director de análisis y estrategia bursátil de Grupo Financiero Monex, Carlos González, dijo a MILENIO que en la parte internacional afectó la desaceleración económica global, mientras que en la local destaca que en el primer año de una nueva administración la actividad económica suele presentarse un menor dinamismo, pero este año ha sido más evidente.

“Básicamente tiene que ver con la llegada de la nueva administración, lo que es normal en cualquier cambio de gobierno, así como con la curva de aprendizaje, donde los proyectos son distintos, y eso implica un reacomodo de recursos, tanto monetarios como humanos, lo que se deriva en menor crecimiento; sin embargo, creo que ahora también han afectado las nuevas políticas que han sido un poco más radicales de lo que tradicionalmente hemos visto”, señaló.

Grupo Financiero Banorte, por su parte, indicó que 2019 inició con crecimientos modestos y los resultados de las compañías confirmaron el efecto del crecimiento económico más moderado, detalló que a pesar de que en la muestra de empresas bajo su cobertura se anticipaban presiones en rentabilidad a nivel consolidado, la implementación de la norma NIIF 16 sobre arrendamientos tuvo un efecto positivo a nivel de Ebitda, particularmente en las empresas del sector comercial y servicios.

PANORAMA GRIS

Dados los resultados del primer trimestre de 2019 y el entorno nacional e internacional, para los próximos meses, no se anticipa un desempeño sobresaliente en las compañías, especialmente por la falta de certidumbre con el nuevo gobierno.

“Esto nos lleva a pensar que el año está arrancando con un menor dinamismo y no termina de quedar claro hacia adelante si habrá mayor certidumbre para los inversionistas, confianza al consumidor y que se traduzca en mejores resultados, si a eso le sumamos el entorno internacional, no ayuda mucho”, comentó el directivo de Monex.

En este sentido, señaló que si bien creen que la segunda mitad del año puede ser un poco mejor, esta primera será más lenta, “para todo el año estamos esperando crecimientos cercanos a 4 por ciento, en ventas y Ebitda”.

Y ADEMÁS ROMPE RACHA NEGATIVA

Tras 13 caídas continuas que marcaron la peor racha en los últimos 30 años, la Bolsa Mexicana de Valores repuntó y su principal indicador concluyó la semana con una ganancia de 0.4 por ciento, respecto al cierre del jueves. Para los siguientes días, el área de análisis de Monex prevé un mejor desempeño, luego de que factores como la guerra comercial entre EU y China se disipen.