Foto: Especial
Militantes y secuestradas debían tomar anticonceptivos

 BOGOTÁ, COL.- El aborto forzado y la utilización obligatoria de anticonceptivos fue una práctica “sistemática y generalizada” en las FARC de la que niñas y mujeres fueron víctimas durante el conflicto armado, dijo ayer Mariana Ardila, abogada de la dirección legal de la organización internacional Women’s Link Worldwide.

En un informe que la entidad presentó a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), encargada de juzgar los crímenes cometidos con ocasión del conflicto, se describieron las violaciones a los derechos reproductivos en las FARC y se determinaron que “entre esas prácticas hubo anticoncepción obligatoria y abortos forzados a los que estaban sujetas por la exguerrilla”, explicó Ardila.

Según la abogada, estos hechos eran “una práctica sistemática y generalizada” aplicada a secuestradas y militantes.