Foto: Especial
El pronóstico mundial de los expertos de la OCDE, incluido en el reporte, es de una desaceleración, de manera que ajustaron las expectativas para todas las economías del G20 en el 2019 y el 2020, particularmente para las más expuestas al deterioro del comercio mundial y las inversiones

Con la información económica disponible, que incorpora el impacto de la “alta incertidumbre política” prevaleciente, los expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estiman que el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano conseguirá un avance de 0.5% este 2019.

El nuevo pronóstico se encuentra lejos de 1.6% que previeron en mayo. Es la tercera rebaja consecutiva en un semestre que aplica la organización para el desempeño del PIB mexicano en todo el 2019, y el recorte en sí mismo, de 1.1 punto porcentual, es uno de los dos más profundos ejecutados por la entidad en su reporte insignia de expectativas Panorama Económico Intermedio, lanzado desde la sede de la OCDE, en París.

En el mismo documento, los expertos de la entidad rebajaron también su estimación de crecimiento del PIB para el 2020, en 0.5 puntos porcentuales, para ubicarla en 1.5 por ciento. Pronóstico con el que queda descartada la posibilidad de que la economía consiga una expansión de 2% como a la que aspira el gobierno y que es base para el Paquete Económico propuesto por la autoridad económica para el año entrante.

Según los expertos de la organización, el crecimiento del PIB se ha desacelerado bruscamente en México en parte debido a factores temporales como huelgas y una mayor incertidumbre política. En la medida que estos factores se desvanezcan, las tasas de interés más bajas, las remesas fuertes y el aumento del salario mínimo deberían ayudar para lograr un crecimiento de 1.5 por ciento.

Nueva ola de recortes 

Con las nuevas previsiones, la OCDE alimenta la nueva onda expansiva de recortes sobre las expectativas del desempeño de la economía tanto del mercado como de organismos internacionales, que viene desde enero y se reavivó en abril, y junio.

Actualmente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que la economía mexicana conseguirá una expansión de 0.9% en el 2019 y de 1.9% para el 2020. Ambos pronósticos podrían ser recortados en octubre, durante las Reuniones Anuales del organismo.

Durante 50 años, la OCDE ha otorgado a sus integrantes, como México, las estadísticas comparativas más grandes y confiables, datos económicos y sociales de sus miembros. Sus bases de datos cubren áreas como cuentas nacionales, indicadores económicos, fuerza laboral, comercio, empleo, migración, educación, energía, salud, industria, sistema tributario y medio ambiente. Se ha convertido en el mayor think tank internacional de apoyo directo a las autoridades de los integrantes, que ya son 36.

Desaceleración, en marcha 

El pronóstico mundial de los expertos de la OCDE, incluido en el reporte, es de una desaceleración, de manera que ajustaron las expectativas para todas las economías del G20 en el 2019 y el 2020, particularmente para las más expuestas al deterioro del comercio mundial y las inversiones.

Según los pronósticos de la entidad, el PIB mundial registrará este año una expansión de 2.9%, inferior a 3.2% previsto por ellos mismos en mayo. Para el año entrante, ven al crecimiento global con una expansión de 3%, que está debajo de 3.4 % estimado anteriormente.

Para el G20 en conjunto, estiman un crecimiento de 3.1% para este año, que incorpora un ajuste de 3 décimas respecto del que tenían en mayo. Para el 2020, ven al PIB creciendo a una tasa de 3.2%, inferior a 3.6% anterior.

Para llegar a este desempeño, anticipan que la primera economía del mundo, Estados Unidos, moderará su actividad desde ahora, al registrar una expansión de 2.4% en el 2019, debajo del pronóstico previo de 2.8 por ciento. Una dinámica que no podrá sostener para el 2020, cuando la economía estadounidense seguirá desacelerándose para aterrizar en una tasa de 2%, que es inferior a 2.3% proyectado previamente.

Los expertos de la OCDE advierten que este país sufrirá el impacto de la tensión comercial que protagoniza con China y terminará por presionar su relación con los demás países.

Este panorama de comercio también afectará a China, a quien ven expandiéndose a una tasa de 6.1% en el 2019, debajo de 6.2% estimado en mayo. Para 2020 esperan también una moderación de 5.7%, debajo del 6% estimado hace tres meses.

Anticipan que la eurozona, que también es una de las más importantes regiones económicas mundiales, conseguirá un avance de 1.1%, inferior a 1.2% estimado en mayo y que se moderará a 1% desde 1.4% previsto con anterioridad.