Dolor. El obispo Hilario González García recordó la Pasión y muerte de Jesucristo, durante la misa del Viernes Santo oficiada en el templo de San Pablo Apóstol.
Monseñor Hilario González elevó una oración para el personal médico que ha hecho frente a esta pandemia

El obispo de la Diócesis de Saltillo pidió por la salud de los pacientes enfermos a causa del COVID-19, así como por el descanso eterno de los fieles fallecidos por esta enfermedad durante la pandemia mundial, al tiempo que deseó fortaleza y paz para sus familiares.

Asimismo, durante la misa del Viernes Santo oficiada en el templo San Pablo Apóstol, elevó una oración para el personal médico que ha hecho frente a esta pandemia; monseñor deseó que Dios los ilumine y les dé sabiduría durante las pascuas para enfrentar la posible oleada que proyectan los expertos al término del periodo vacacional.

“Dios todopoderoso y eterno, consuelo de los afligidos y fortaleza de los que sufren, escucha los que te invocan en su tribulación para que experimenten la alegría de tu misericordia. Dios todopoderoso y eterno, singular protector de la enfermedad humana, mirar compasivo para la aflicción de tus hijos que padecen esta pandemia, alivia el dolor de los enfermos, da fuerza a quienes los cuidan, acoge en tu paz a los que han muerto”, pidió.

Monseñor Hilario González, recordó que en este Viernes Santo se recuerda la muerte de Jesús en la Cruz, como el sacrificio que ofreció para el perdón de los pecados de la humanidad, por lo que la cumbre de la Semana Santa debe servir para reforzar la fe de los creyentes y acercar a la Iglesia a quienes se han apartado de Dios. 

LAS TRES CAÍDAS

Como parte de los festejos religiosos de Semana Santa, este viernes el obispo emérito Francisco Villalobos Padilla, conmemoró las Tres Caídas de Jesús y su encuentro con la Virgen María, antes de ser crucificado, en la Catedral de Santiago.

“Celebramos, en este momento, las Tres Caídas dentro del Via crucis. El encuentro de María con Jesús en el camino del calvario. Esta etapa de la vida de Cristo, bajo el peso de la cruz; somos peregrinos de Dios, vamos andando nuestro vía crucis, que no nos detenga lo duro del camino ni el peso de la cruz”, dijo.

 

Conmovedor. El encuentro de María con Jesús se llevó a cabo en la Catedral.