El Presidente refirió a su pasado como opositor y las protestas que realizó, asegurando que en su administración no permitir las manifestaciones sería una medida incongruente

Andrés Manuel López Obrador dijo este lunes durante su conferencia de prensa en Palacio Nacional que las manifestaciones en contra de su administración que se llevaron a cabo el pasado domingo son naturales y hechas con libertad de quienes no están completamente a favor del Gobierno.

Los manifestantes convocados por los 'Chalecos México' reclamaron en diversas entidades del país, incluida la Ciudad de México, que las promesas de campaña de López Obrador no han sido cumplidas y criticaron las decisiones como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

El Presidente explicó que el cambio de política que busca beneficiar a la gente pobre no es del agrado de diversos sectores que están en libertad de oponerse y celebró que existieran manifestaciones.

"Tiene todo su derecho a manifestarse, hasta celebro que se organizara esta manifestación y ojalá que se sigan manifestando con libertad quienes no están a favor del gobierno", dijo.

"Esto es lógico; es natural. Cuando se triunfó se dijo que iba a ser un cambio de régimen, que íbamos a acabar con la corrupción, privilegios, lujos del Gobierno, que íbamos a escuchar a todos, a respetar a todos, y que le íbamos a dar preferencia a los desposeídos, que por el bien de todos primero los pobres. Es una política nueva, una transformación, y esto desde luego que no gusta, molesta, a quienes tienen todo su derecho a manifestarse", añadió.

Recordó que al ser él opositor anteriormente, realizó diversas marchas y protestas, por lo que no permitirá este tipo de expresiones sociales, ya que no hacerlo iría contra su Gobierno por ser una medida incongruente.

"Hicimos cientos, miles de marchas de protestas. Nos costó quitar del gobierno a los conservadores. Tardaron 36 años. Por poco y se destruye por completo el país. Nada más que México es un gran país con un pueblo extraordinario".

Además señaló que su Gobierno no busca ser 'monedita de oro' y que las diversas políticas y decisiones que se toman en su administración tienen la única intención de generar cambios.

"No llegamos para ser floreros, y tampoco aspiramos a ser 'monedita de oro".

Aseveró que está consciente de su responsabilidad como mandatario y se comprometió a que no le fallará a quienes confían en él.