Foto: AP
En total, 22 estados de la Unión Americana cuentan con leyes que restringen el acceso a este procedimiento. Grupos provida encabezan una batalla en contra del aborto y han tomado las calles para expresar su condena a esta práctica

La semana pasada, Alabama y Misuri aprobaron leyes que restringen la interrupción del embarazo. Alabama incluso prohíbe el aborto en casos de violación e incesto, la ley más restrictiva de Estados Unidos.

En total, 22 estados de la Unión Americana cuentan con leyes que restringen el acceso a este procedimiento. Grupos provida encabezan una batalla en contra del aborto y han tomado las calles para expresar su condena a esta práctica.

El veto en Alabama, que no contempla excepciones ni siquiera en casos de violación o incesto y amenaza con la cadena perpetua a los médicos que practiquen interrupciones del embarazo, desafía la decisión adoptada por el Supremo hace 46 años, llamada Roe vs. Wade.

La ley buscaba provocar un litigio y obligar al máximo tribunal del país a pronunciarse sobre el tema, esperando que la mayoría conservadora elimine el precedente de 1973.

Eric Johnston, fundador de la Coalición Provida de Alabama, comentó a la emisora NPR: “La dinámica ha cambiado, los jueces han cambiado, mucho ha cambiado con el paso del tiempo”.

Aunque ninguna ha entrado en vigor, a la medida de Alabama se suman otras leyes aprobadas en Kentucky, Misisipi, Ohio o Georgia, que impedirán abortar una vez que se detecte el latido del corazón del feto.

De acuerdo con la organización Unión de Libertades Civiles (ACLU), “los políticos aprueban restricciones draconianas e inconstitucionales sabiendo que serán bloqueados en la corte, y mientras tanto apelan a todos los recursos legales disponibles para obligar a que intervenga el Supremo y anule la ley”.

Johanny Adames, vocera de las oficinas en Nueva York de Planned Parenthood Action Fund, afirmó al portal Infobae que “Las estadísticas indican que aproximadamente una de cada cuatro mujeres en EU tendrá un aborto en su vida, y que 73% de los estadunidenses no quiere que las mujeres pierdan su acceso a un aborto seguro y legal”.

Agregó que “en la actualidad, una de cada tres mujeres vive en un estado donde el aborto podría ser prohibido si el fallo Roe es anulado, y eso son más de 25 millones de personas”.

 

El martes pasado, cientos de personas se manifestaron en más de 400 ciudades para rechazar las leyes antiaborto. “Llevamos haciendo esto desde que íbamos al instituto, y todavía estamos en la misma lucha”, dijo Martha Lehman, de 76 años.

Lehman y su amiga Lois Jacob recordaron el triunfo que supuso para el movimiento feminista la legalización del aborto a nivel nacional, y creen que algunos republicanos siguen atacando ese derecho por interés político.

“Tenemos hijas y nietas, y quiero que vivan en un mundo mejor”, explicó Lehman, quien advirtió que las leyes estatales perjudican a las mujeres con menos recursos.

Sara Flores-Shannon recordó que los hispanos “son el grupo que más está creciendo en estados como Alabama y Misisipi”, y que muchas latinas enfrentan barreras económicas y de idioma a los servicios de salud reproductiva.

“Sabemos que esas reglas o leyes nuevas van a impactar a nuestra comunidad muchísimo”, señaló la joven, quien trabaja en el Instituto Nacional de Latinas por la Salud Reproductiva de Virginia.

Debido a las medidas estatales aprobadas en los últimos años, el acceso a servicios reproductivos asequibles ha disminuido, y en seis estados —Kentucky, Misisipi, Misuri, Virginia Occidental, Dakota del Norte y Dakota del Sur— queda una clínica donde se practican abortos.

En Atlanta (Georgia), los manifestantes gritaban “quitemos de su cargo” a los legisladores que recientemente aprobaron una ley restrictiva, mientras que en San Francisco (California) las protagonistas fueron mujeres vestidas con el traje rojo de la novela y serie El cuento de la criada.

Por la protesta en Washington pasaron aspirantes demócratas a la Presidencia en las elecciones de 2020 —Bernie Sanders, Pete Buttigieg, Amy Klobuchar, Kirsten Gillibrand y Cory Booker—, que lo convirtieron en un tema de campaña.

El presidente Donald Trump recordó que apoya el aborto sólo en casos de violación, incesto o peligro para la vida de la madre.

El dato

Legislación

  • El estándar constitucional en Estados Unidos se rige por la decisión de la Corte Suprema en el caso Roe vs. Wade de 1973, que estableció que el aborto es legal hasta el momento en el que un feto pueda sobrevivir por sí solo fuera del útero materno, que usualmente sucede hasta las 24 semanas de embarazo.